Apr 112014
 

olympus_servtec_02

¿Cómo se arregla una cámara o ajusta una óptica? ¿Cuánto tiempo se tarda en limpiar el sensor de una réflex? ¿Cuál es la avería más habitual o la queja más común entre los clientes? Aunque es lógico que los servicios técnicos sean la cara menos amable de una firma –después de todo, sólo se acude a ellos cuando hay un problema-, desempeñan un papel básico como punta de lanza de la atención al cliente y por tanto de la imagen de una marca. Por eso nos hemos colado en los talleres de cuatro de las firmas más importantes del sector fotográfico para ver desde dentro qué les pasa a nuestras cámaras cuando les toca pasar por la consulta.

Lo mismo que sólo los truenos nos hacen recordar a Santa Bárbara –algo así dice el refranero- sólo los problemas de enfoque, las manchas en el sensor o los espejos que se caen llevan a los titulares los servicios técnicos de las firmas fotográficas. Sus responsables y trabajadores entienden y asumen con resignación ese complicado papel que les ha tocado, pero escuchar su versión y ver la película desde el otro lado siempre es un ejercicio muy sano.

Por eso hemos estado en los servicios técnicos oficiales de Canon y Nikon en Barcelona y hemos viajado hasta Coimbra y Oporto, en Portugal, para visitar los de Olympus y Fujifilm. Centros con diferencias evidentes –el de Olympus, por ejemplo, es uno de los dos que tiene la compañía para toda Europa- pero con muchos parecidos. Puntos por los que pasan centenares de cámaras cada semana, con problemas de lo más variado. Incluidos algunos que darían para un libro repleto de anécdotas.

De esas historias más curiosas, pero también de los problemas y quejas de los usuarios o de la dinámica de trabajo, hablamos con sus responsables mientras recorremos las instalaciones, asistimos a unos cuantos despieces de cámaras para sustituir la parte afectada o contemplamos las decenas de pruebas y ajustes que se realizan antes de volver a manos de su dueño.

Seguir leyendo en Quesabesde

Jan 132014
 
FotoNikon_03

© Pedro Armestre

Mientras el resto andábamos dándole al turrón y al cava estas navidades, por lo visto Nikon -Finicon, importador de la firma para España, más concretamente- y Fujifilm se han estado peleando por esa foto de ahí arriba. La historia es tan sencilla como absurda.

El fotógrafo Pedro Armestre había sido uno de los ganadores en la última edición del premio Foto Nikon por su conocida instantánea de los encierros de San Fermín del pasado verano. Problema: para participar en el concurso organizado por Finicon hay que haber hecho la foto con una cámara Nikon y según se decía por todas partes y presumía Fujifilm, Armestre había usado una Fuji X-Pro1.

Pero resulta que no. Todo había sido un malentendido y al final la imagen había sido tomada con una D3s. Aclarado el lío, Fujifilm retiró lo publicado sobre la fotografía y en Nikon se dieron por satisfechos y les perdonaron la vida.

Dejando a un lado si tiene mucho sentido plantear un concurso sólo para los usuarios de una firma, este pequeño culebrón sin más trascendencia debería hacer pensar a más de uno sobre esa figura tan extendida de los “embajadores” de una marca.  Esos fotógrafos patrocinados por Nikon, Canon, Sony, Fujifilm, Olympus o quien sea que se ocupan de probar material, cantar las bondades de tal o cual modelo, lucir cámara y, queremos pensar, también dar su opinión internamente para mejorar lo que toque.

Lo del fotógrafos patrocinado en realidad puede ser perfectamente entendible por parte del reportero. Todos sabemos cómo está el sector y aquí cada cual se paga la hipoteca como puede. No es extraño encontrarse a algunos que tapan la marca sobre el pentaprisma de la cámara aduciendo un razonable “que les haga publicidad Rita”. Visto así, se puede entender que a cambio de material o lo que sea permitan que su nombre figure entre los fotógrafos de plantilla de la marca.

Continue reading »

Dec 262012
 

© Daniel Ochoa

Este espectacular retrato realizado por Daniel Ochoa -imperdible la serie completa dedicada a este torero- ha sido uno de los ganadores de la quinta edición del concurso Foto Nikon, cuyos resultados fueron dados a conocer la pasada semana. Organizado por Finicon -importador oficial de la firma para España- este año han participado unas 2.000 fotografías de 400 autores.

Continue reading »

Sep 262011
 

Coincidiendo con el lanzamiento del nuevo sistema Nikon 1, en Nikonistas.com han entrevistado al máximo responsable de Finicon, empresa importadora de los productos de la firma para España.

Aunque este tipo de entrevistas que se juegan en casa -Nikonistas es el medio oficial del citado importador- suelen acabar resultando un publirreportaje bastante insulso, la verdad es que en este caso hay algunos datos interesantes en las palabras de José Ramón de Camps.

Merece la pena echarle un vistazo y leerla integramente, pero ahí va un resumen de lo más destacado:

– “Nikon 1 fue el nombre que se dio a la primera cámara de objetivo intercambiable (no réflex) que Nikon sacó al mercado allá por 1945”

– “Este nuevo sistema Nikon 1 que lanzamos no es simplemente una serie de cámaras destinadas a competir en un segmento nuevo, de previsible fuerte crecimiento en los próximos años, sino que representa la redefinición de la fotografía adaptada a las nuevas generaciones digitales”

– “Hoy en día no se puede competir con una cámara réflex si no es con otra cámara réflex, ya que sus prestaciones, fiabilidad y ópticas no tienen rival”

– “Estoy convencido que los tres sistemas [compactas, CSC y réflex] van a convivir en el mercado, son perfectamente compatibles.”

– “…no tiene sentido ofrecer cámaras con objetivos intercambiables con cuerpos de compactas, acompañadas con objetivos voluminosos que hacen que el sistema pierda todas sus ventajas en cuanto a portabilidad, como las que vemos actualmente en el mercado.”

Se puede decir más alto, pero no más claro. Por mucho que algunos se rasgen las vestiduras porque esto no es lo que esperaban -esa parece la sensación más extendida entre muchos usuarios- Nikon tiene muy clara su estrategia: un sistema pensado para aficionados, que no pise a sus compactas y, sobre todo, que no moleste a su principal negocio, las cámaras réflex.

Continue reading »