Feb 062012
 

Alguien que se acercara puntualmente a este mundillo de la fotografía -es decir, una persona normal- seguramente creería que esta chapucera comparación corresponde a dos épocas distintas del mercado. A la izquierda una cámara actual y de lo más moderna. A la derecha un ejemplo de cámara viejuna de hace unas décadas.

Pues no. Como todos sabemos esos dos modelos de ahí arriba son actuales y contemporáneos. De hecho, la Olympus OM-D es por ahora sólo un rumor, aunque como siempre las numerosas filtraciones ya se han encargado de ponerle forma. Ahora ya sabemos que será una especie de remake digital de las míticas OM de Olympus.

No es que esta querencia por lo retro sea algo nuevo. Lo retro siempre está de moda, que dicen los expertos en estas cosas. Pero es cierto que últimamente -sobre todo desde la llegada de la Fuji X100- se está viviendo un curioso proceso en el escaparate: mientras aparecen nuevos modelos con un diseño de lo más moderno y vanguardistas, otros apuestan sin disimulo por recuperar las líneas que siempre han triunfado.

Continue reading »

Dec 122011
 

Teniendo en cuenta lo despestrigiado que anda el tema de los premios y los productos del año, a estas alturas ya no aporta nada extender nuestro divino dedo de gurís y señalar cuál ha sido la mejor cámara de este 2011.

Además, ¿realmente existe “la cámara” del año? ¿Para quién? ¿Para qué? Desconfiar de las verdades absolutas y de los que tienen sólo una respuesta a ciertas preguntas es una buena filosofía para pasear por este sector -y por la mayoría, supongo- sin que nos tomen demasiado el pelo.

¿Cámara del año? Se me ocurren muchas, aunque no siguiendo los criterios imperantes a la hora de tomar este tipo de trascendentales decisiones: lo que digan unos gráficos que sólo leen e interesan al 0,1% de los fotógrafos o la pasta aportada por la compañía de turno.

En su lugar yo me quedaría, por ejemplo, con la Fuji Instax Mini 50s. ¿Por qué? Porque hacía tiempo que no me lo pasaba tan bien sacando fotos y viendo la cara de sorpresa del personal al ver salir y revelarse la foto instantánea. O la Nikon J1 que llevaba colgada al cuello por Shanghai hace poco más de un mes y con la que incluso salió alguna foto decente.

O aquella Fuji X100 que conseguimos por vías poco ortodoxas allá por el mes de febrero. O la Leica M9-P que jamás podré tener. O la Panasonic GX1 con la que he pasado estas últimas semanas y que me tiene totalmente enganchado.

Pero algo me dice que la relación que uno pueda establecer con tal o cual cámara y las apasionantes historias en torno a ellas no es un tema de interés general. De hecho, ¿de verdad necesita el mundo sumar otro modelo más a esa interminable lista de cámaras del año? Lo suponía.

En lugar de eso, una propuesta mucho mejor. Tampoco sirve para nada, pero al menos es original. ¿Cuál será la cámara del próximo año? ¿La Nikon D800 que no acaba de llegar? ¿Una D400 que cuesta imaginar? ¿La Canon EOS-1DX o las nuevas EOS C de cine? ¿El sistema sin espejo de Fuji? ¿Las Sony de formato completo? ¿Alguna genial idea que se perfila en el horizonte pero que todavía no alcanzamos a imaginar?

Hagan sus apuestas. Yo me apunto a ese concepto que defiende casi en solitario la Fuji X100 y que le ha valido mucha atención durante el último año e incluso ha reflotado el nombre de la firma dentro del segmento profesional. ¿Y si alguna otra compañía se animará a hacer algo parecido durante el próximo año? Compacta, sensor grande, construcción de calidad y sentido común fotográfico. Es cierto que no es muy rentable, pero de vez en cuanto -y puestos a soñar- este sector necesita un poco de melancólica alegría.

Nov 192011
 

Estaba claro que el futuro sistema sin espejo de Fujifilm iba a ser uno de los culebrones de la temporada, pero no nos imaginábamos que iba a comenzar tan pronto. Aunque tendremos que aguantarnos hasta la próxima primavera para ver la cámara, poco a poco se van filtrando algunos detalles.

Esta semana unas supuestas fotos del prototipo ya han desatado la histeria. Tanto que algunos incluso se han animado a imaginar cómo podría ser esta futura cámara. La han bautizado, por cierto, como LX10. Sí, un nombre bastante horrible, estamos de acuerdo.

Pero lo que realmente interesa no es la denominación o si lleva o no empuñadura, como aparece en ese montaje de ahí arriba. La pregunta del millón sigue siendo si el sensor será de formato completo -como sueña más de uno- APS-C o algo intermedio.

Continue reading »

Nov 032011
 

Times Square es uno de esos “infiernos-guiri” que todas las ciudades turísticas tienen. En plan Sagrada Familia -por citar un referente al lado de casa- pero sin visita papal y con más publicidad y carteles luminosos.

Cuesta creer que los habitantes de Nueva York se acerquen por allí. De hecho, incluso los turistas con cierto criterio deberían asomarse la primera vez y salir corriendo.

Pero pese a lo desalmado del lugar, incluso allí se puede intentar rascar una foto, aprovechando que llevaba la Fuji X100 encima. Bien recortada y desontextualizada incluso podría parecer de algún rincón agradable de la ciudad.

Oct 132011
 

Primera noche en Nueva York, la flamante Fuji X100 colgada al cuello y el mítico edificio Flatiron de telón de fondo. La receta perfecta para ser el fotógrafo más cool de la gran manzana… hasta que te encuentras con alguien que ha sacado a pasear la cámara de placas y el trípode.

Pero tú no puedes disparar a 6.400 ISO ni grabar vídeo, creo que le dije en plan envidioso mientras me iba a buscar otro sitio en el que sí poder ser el más guay del barrio.

Jul 262011
 

Después de pasarse el año trasteando con la mayoría de cámaras que aterrizan en el mercado cada verano se plantea la misma existencial, ¿qué llevarse de (mini)vacaciones?

Suele ser un buen momento para probar con algo más de calma  modelos que ya han pasado por nuestras manos durante unos cuantos días. Porque, por si alguien todavía lo dudaba, efectivamente todas las cámaras que probamos son devueltas sanas y salvas a sus respectivas compañías. Nos gustan más los sobornos en plan sutil y elegante: cheques en blanco, jamones pata negra, trajes importados directamente desde Valencia… en fin, lo típico.

Este ejercicio veraniego resulta además muy útil para acercarse más al punto de vista del usuario real. No es lo mismo salir a probar rangos dinámicos, ruidos y enfoques que covivir durante muchas horas en plan turista o viajero con una cámara.

Así que con los años  ya se ha convertido en tradición de la casa montar un pequeño kit para la escapada estival de turno: una cámara de ópticas intercamiables, otra más compacto, y un bicho raro para darle al tema un poco de alegría. El año pasado fueron la Canon EOS 7D, la Panasonic LX5 y una estenopeica de esas de montar uno mismo con cartón que resultó ser un auténtico fracaso (carrete mal colocado… una larga historia)

Este año se vienen de paseo la Nikon D5100 con el 18-200 mm (uno se vuelve un vago en vacaciones y nada como un zoom todoterreno de estos), la flamante Fuji X100 y, como estrella indiscutible, la Fujifilm Instax Mini 50s. No es una Polaroid dirán los más puristas de la cosa instantánea pero, sin duda, resulta mucho más cómoda de utilizar y las cargas de película son más fáciles de encontrar y notablemente más baratas.

Lo malo -además de tener que devolver todos los juguetes a la vuelta, claro- es que con un equipo así uno no puede culpar a la cámara de los malos resultados.

Jul 092011
 

No es un rumor nuevo. Desde que Fujifilm presentó su famosa X100 y reivindicó un papel dentro del escaparate de cámaras avanzadas no han cesado las especulaciones sobre el que podría ser su siguiente paso: una cámara sin espejo con ópticas intercambiables.

De hecho, ahora ya ha dejado de ser un rumor porque esta misma semana el máximo responsable de la división de cámaras así lo ha certificado: en la hoja de ruta de Fujifilm figura una cámara de este tipo.

A falta de más datos sobre esta futuro modelo y como era de esperar se ha desatado la previsible avalancha de apuestas. Algunos dicen que será este mismo otoño en forma de una Micro Cuatro Tercios. Otros que habrá que esperar más y que Fujifilm optará por ir por libre con un sistema nuevo.

¿Apostar es gratis? En ese caso ahí va la nuestra: 2012 y con un sistema propio. Si la gracia de una cámara de ópticas intercambiables está en el margen de beneficio de los accesorios, aportar un cuerpo más a la fiesta de Olympus y Panasonic y esperar que sean ellos los que vendan las ópticas no parece que sea un buen plan.

Es cierto que Fujifilm hizo algo parecido con sus SLR con montura Nikon. Pero precisamente por eso y por la reforzada imagen que ha conseguido ahora con la X100 -y porque, como han recalcado, tienen capacidad productiva para ello- es posible que esta vez prefiaran viajar solos. ¿Una X100 con bayoneta y un sistema de ópticas intercamiables Fujinon? La verdad es que, visto así, no suena nada mal.

Entonces, ¿qué es esa novedad que se trae entre manos la compañía de cara a septiembre? Buena pregunta.

Apr 182011
 

Malos días para aquellos a los que el fútbol en general y los duelos galácticos en particular les producen urticaria y bastante verguenza ajena. Visto como está el panorama inmobiliario, emigrar a otro planeta no parece fácil, así que como revancha podemos montar nuestra propia liga fotográfica.

¿Y cual sería en este caso el partido de la década, del siglo y, si se tercia, de la glaciación? Efectivamente… la omnipresente y admirada Fuji X100 contra la cámara más freak del momento: la Pentax Optio NB1000, más conocida como la cámara Lego (aunque en realidad las piezas que usa son del sistema Nanoblock, pero tampoco nos pondremos quisquillosos)

Absurdo, pensarán. Cierto. Pero no se confien con el resultado. Y mucho menos en una de esas comparativas chuscas que tanto se estilan. Y es que poniendo las especificaciones frente a frente igual la cosa no está tan clara. Ya saben, es una contra una, el mercado es así y todas esas reflexiones que hacen los poetas deportivos.


Así que la respuesta está clara para todos aquellos cientos de miles de usuarios que hasta ahora estaban indecisos entre la Fuji X100 y la NB1000 de Pentax.

Tal y como ya imaginábamos, las cifras demuestran claramente que la mejor opción es comprarse media decena de compactas de Pentax y empezar a jugar con sus pequeñas piezas. En realidad seguiremos siendo igual de malos fotógrafos, pero al menos pasaremos un buen rato y seremos los más originales en cualquier reunión a las que nos presentemos con nuestras cinco cámaras Lego.

Apr 132011
 
Artículo de opinión publicado originalmente en QUESABESDE.COM

En realidad los chicos de marketing lo tienen bastante fácil: somos tan predecibles como un calendario, y a la hora de la verdad nos comportamos según el guión previsto. La compra de una cámara pasa por las mismas poco originales fases que cualquier otra adquisición, incluyendo la que sin duda es la más divertida: la autojustificación.

Sólo así se explica que en un alto porcentaje de las conversaciones que escuché a medias por los pasillos de Sonimagfoto no sólo se alababan las teóricas bondades de la famosísima Fuji X100, sino que los comentarios se centraban también en enumerar los argumentos para desembolsar los 1.000 euros que cuesta.

¿Un capricho? ¡En absoluto!, negaban con firmeza la mayoría, desplegando una lista de razones suficientemente fundamentadas (diseño, rendimiento, filosofía…) como para deducir que era cuestión de vida o muerte que se hicieran con aquella cámara inmediatamente.

Tan convincentes eran aquellos argumentos que salí de allí preguntándome cómo demonios había podido vivir hasta entonces sin ella. Ahora entiendo por qué no me sale ni una sola foto bien, me repetía de vuelta a casa, imaginándome ya con la X100 y su funda de piel entre mis manos y el álbum de Flickr repleto de obras maestras.

Tras rebuscar entre los ahorros de debajo del colchón y preguntarme una vez más por qué estudié periodismo en lugar de hacerme concejal de urbanismo, hice lo que un hombre de verdad tenía que hacer: entrar en eBay y comprar una Zenit por 24 euros, gastos de envío incluidos. ¿No querías clasicismo y líneas simples? Pues ahí las tienes.

Continue reading »

Apr 092011
 

Una fuji X100 + una bayoneta inventada y ya tenemos la futura X300

Más que un rumor parece un chiste. Hace nada bromeábamos con la posibilidad de que, cansados ya de hablar de la Fuji X100 antes incluso de que llegara a los escaparates, no tardarían mucho en aparecer los primeros rumores sobre la X200. Y, efectivamente, aquí están y por partida doble.

A partir de esa conocida fórmula de “he ido a la tienda y me han comentado que…” un par de comentarios en un foro ya se han convertido en rumores con entidad propia, aunque sean de esos que es mejor coger con pinzas.

El caso es que ya se ha abierto la veda para especular sobre el siguiente paso de Fuji dentro de su nueva familia de modelos profesionales FinePix X. Una estrategia que algunos ya segmentan en dos líneas.

La verdad es que una supuesta Fuji X200 similar a la X100 original pero más asequible suena bastante viable, aunque anotarla en el calendario de este año parece un poco precipitado. Ya se sabe que no suele hacer mucha ilusión a quien paga 1.000 euros por una cámara que a los dos meses saquen algo medianamente parecido por 500.

Mucho más interés y reticencias despierta la segunda vía de este rumor: una Fuji X300 con ópticas intercambiables. En realidad otra historia bastante vieja que enlaza con los insistentes rumores que desde hace años hablan de una cámara Fuji para el estándar Micro Cuatro Tercios

Sin embargo, no parece que vayan por ahí los tiros. Suponiendo que Fujifilm realmente recupere sus cámaras de objetivos intercambiables -que tampoco me apostaría yo la hipoteca- podría optar por ir por libre. ¿Una nueva montura para un sensor APS-C? ¿Bayoneta Nikon F como sus antiguas réflex?

Seguiremos investigando aunque por ahora bastante tenemos con echarle el guante a una de las contadas Fuji X100 finales que ya circulan por el país y que en tres semanas llegarán a las tiendas.

Mar 292011
 

Sabemos tanto de la Fuji X100 que pronto necesitaremos una X200 para no quedarnos sin tema. Algo así comentábamos el otro día con la gente de Fujifilm aprovechando una rueda de prensa celebrada en Sonimagfoto.

Medio en broma pero conscientes de que en realidad llegará un momento en el que se habrá hablado tanto de este modelo que hasta los más interesados pueden acabar un poco saturados y aburridos.

Lo más gracioso del asunto es que todavía falta un mes para verla en los escaparates. Pese a ello pocas interioridades faltan por conocerse. Así que ahora que ya está más o menos claro que el conjunto tiene un excelente rendimiento y a la espera de que alguien  encuentre el inevitable error de turno -una semana de crisis, actualización de firmware y olvidado- la gracia está en los detalles más tontos.

Por ejemplo, hace poco trascendió el precio al que Fujifilm está ofreciendo la cámara a las tiendas y distribuidores. Un dato curioso para quienes quieran coger la calculadora y comprobar el margen que deja este modelo. Imagínense, por cierto, los grandes beneficios que dejará una compacta de 99 euros.

Sabemos también que la X100 es sólo la primera de una saga y un paso de la compañía para volver a acercarse al profesional de la fotogragfía, un tanto abandonado tras la desaparición de la última FinePix S5 Pro. No es (sólo) un capricho -insisten- sino la cámara que desde hace años esperaban muchos fotógrafos.

El caso es que durante la citada rueda de prensa, los portavoces de la firma dejaron caer otro dato interesante. No es ningún secreto que el entusiasmo despertado por la X100 también ha sorprendido a Fujifilm e incluso se podría decir que ha desbordado sus previsiones más optimistas.

¿Pero en qué se traduce todo eso a la hora de la verdad? ¿Cuantas cámaras de este modelo se esperan vender a lo largo de este año en España? Pues nada menos que 2.000, estima la propia compañía. En Reino Unido la cifra podría multiplicarse por 3 o 4.

¿Muchas o pocas? Aunque si volvemos a coger la calculadora y multiplicamos por 999 euros la cantidad es imponente -yo a partir de cuatro ceros me mareo- está claro que la X100 no es uno de esos modelos diseñados para ser rentables. Por muy cara o sobrevalorada que les parezca a algunos, aquí lo que está en juego es el prestigio de la firma.

Y esa batalla, al menos por ahora y salvo sustos del último minuto, parece que la ha ganado. Las cuentas ya son otro tema.