Feb 162011
 

© Michael Wolf o Google Street View?

En los últimos tiempos no hace falta esforzarse demasiado para que cualquier concurso de fotografía cree cierta polémica. Y los prestigiosos World Press Photo, por supuesto, no son una excepción.

Siempre hay alguna categoría que no convence, una imagen demasiado retocada… cada año el lío está asegurado. Pero hay que reconocer que el veredicto de este edición sirve la discusión en bandeja. 

Más allá del consabido protagonismo que las tragedias humanas tienen en los reportajes premiados -con lo bonito que sería algo más ligero e inocente, en plan suplemento dominical- la atención se ha centrado en la mención de honor concedida a Michael Wolf en la categoría “contemporany issues”.

No es para menos teniendo en cuenta que Wolf presentó a este certamen un reportaje compuesto por fotografías de la pantalla de su ordenador en la que se veían algunas de las imágenes más curiosas de Google Street View. Hace unos meses bromeábamos con el asunto pero -aunque parezca un chiste- ahora la cosa es en serio.

Antes de empezar a repartir bofetadas, merece la pena echarle un vistazo al artículo publicado por The British Journal of Photography en el que Wolf -que ya atesora varios World Press Photo de ediciones anteriores- explica su proyecto titulado “A Series of Unfortunate Events”.

Se trata, apunta el autor, de un trabajo con un componente muy elevado de provocación que busca generar un debate sobre el futuro del fotoperiodismo en un mundo cada vez más inundado de imágenes y en el que, de algún modo, habrá que integrarlas en la práctica fotográfica.

¿Y a quien correponde la autoría de las fotos? En este sentido Wolf se muestra inflexible: él es el autor y no Google. No son capturas de pantalla -explica- sino instantáneas en las que él ha elegido la posición de la cámara, la focal y el encuadre exacto y con las que, en definitiva, consigue “apropiarse” de la visión original.

El debate está servido. En cualquier caso y visto el panorama, creo que para la próxima edición yo también me presentaré.

Acabo de crear  una obra de lo más conceptual para la ocasión: a partir de una fotillo de un tal Capa he conseguido una nueva imagen que se apropia de la original gracias a la genial composición de la pantalla -ojo no es una captura- y al sútil y elegante toque que le da al conjunto Hipstamatic. Genial, lo sé.

Nov 222010
 

De acuerdo. En público jamás lo reconoceremos pero entre nosotros y ahora que no nos escucha nadie, ¿quién no ha presumido alguna vez de una foto sacada por puro azar, de esas disparadas casi sin mirar y que cuando las ves dices, mira tú lo que que salido?

Algo parecido pero a lo bestia es lo que ocurre cuando recorres el mundo fotografiando todas las calles en un coche con un montón de cámaras: al final sale más de una resultona que, impresa a gran tamaño y apoyada por un discurso con ínfulas artísticas colaría sin ningún problema.

¿Google Street View? No, perdona, es una reflexión coceptual sobre la soledad del género humano ante la inmensidad de la nada.

Aquí se han tomado la molestia de recopilar algunas de la mejores instantáneas recogidas por los famosos coches de Google y entre situaciones curiosas, un tanto absurdas y de los más extrañas también aparecen unas cuantas que -visto el panorama- bien podrían pugnar por el Premio Nacional de Fotografía del próximo año.

Cosas peores hemos visto aunque, como bien apuntaba Valentín Sama el otro día, tampoco debería extrañarnos demasiado algunas decisiones y argumentos  dada la composición de un jurado encargado de fallar un premio de fotografía.