Dec 072015
 

p1010010-1

Aunque a veces cueste creerlo, todavía hay gente interesada en aparcar de vez en cuando el móvil y usar una cámara de fotos de las de toda la vida. Si la calidad de imagen, la velocidad o las posibilidades que ofrecen las ópticas de las cámaras convencionales son criterios que nos interesan más que la comodidad de llevar siempre encima nuestro smartphone, ahora solo falta aclararse un poco entre la oferta disponible en el mercado.

Hay estupendas compactas que, posiblemente debido a la presión ejercida por los móviles, han mejorado mucho sus prestaciones y han avanzado en calidad. Pero si estamos decididos a apostar por un modelo de óptica intercambiable y su correspondiente sistema de objetivos, hay algunos puntos que merece la pena tener claros.

Empezando por esa lucha que desde hace unos años mantienen las cámaras réflex con las sin espejo. Pese a su innegable empuje y crecimiento en los últimos años, también es cierto que en muchos países de Europa y América siguen siendo minoritarias respecto a las SLR.

No es que eso sea bueno o malo. Son simplemente los datos de un mercado que a veces evoluciona de forma más lenta de lo que a algunos les gustaría. Es posible que en un futuro no muy lejano todas las cámaras sean sin espejo, pero al menos por ahora tendremos que elegir si nos interesa o no una réflex.

¿Qué ventajas plantean uno y otro bando?

De entrada no estaría de más aclarar que la calidad de imagen no es un argumento a favor de ninguna de ellas. Ese punto depende del sensor y de la óptica, independientemente de si hay o no un espejo réflex en medio.

Si la calidad de imagen, el rango dinámico –la capacidad de resolver tanto las zonas más claras como las más oscuras de la imagen- o la capacidad de trabajar con poca luz es lo que nos importa, posiblemente la respuesta más rápida –que no la única- sea que nos conviene una cámara con sensor de formato completo. Es decir, con el mismo tamaño que tenía la película química.

Seguir leyendo en Hipertextual

 

Dec 112014
 

guia_de_compra_2014_101

Hay dos cosas terribles de la Navidad: los programas de Nochevieja y que te pidan ayuda para regalar o comprarse una cámara aprovechando estas entrañables fechas. Da igual que insistas que lo tuyo es hacer fotos pero que ni puñetera idea de precios o modelos interesantes, porque a la mínima que te descuides serás acorralado por familia y amigos y no te dejarán huir hasta que recomiendes algo.

Precisamente por eso y porque fiarse de los premios que se rifan por estas fechas a las mejores cámaras y tostadoras del año es tan fiable como dejarle tus ahorros a Rodrigo Rato, en Quesabesde hemos publicado una apasionante guía para dar con lo más interesante del escaparate, desde cámaras compactas que sí merecen la pena a los modelos de óptica intercambiable más interesantes del momento.

Además, los más originales y modernos de la casa también encontrarán nuestras recomendaciones sobre esa instantánea o aquella cámara de película que luce tanto colgada al cuello. Y si nuestra tarjeta Black se ha quedado sin saldo no pasa nada, porque también tenemos una guía con 10 auténticas gangas que, rebuscando un poco, pueden encontrarse por menos de 350 euros.

Así que ya no tienes excusa para no pedirle a al Olentzero -o imitaciones- una buena cámara este año.

· Guía de compra de Quesabesde

· 10 gangas por menos de 350 euros