Nov 262011
 

Es cierto que ahora mismo la credibilidad e imagen de Ricoh no pasa por sus mejores momentos. Al menos por aquí. Y es que de nada sirve tener grandes productos, ideas y planes de futuro si comercialmente eres casi invisible.

Pero como una cosa no quita la otra, hay que reconocer que su sistema GXR sigue siendo uno de los más originales del mercado. También de los más extraños y desconocidos, pero no cabe ninguna duda de que podría llegar a tener un gran potencial.

Aunque en los últimos meses ha quedado un poco olvidado, según cuentan en MirrorlessRumors un directivo de Ricoh aseguraba en una reciente entrevista que para 2012 ya tienen planes. Concretamente “fill the gap”, es decir, rellenar un segmento del mercado en el que al parecer ellos ven un hueco.

No hay más pistas, pero muchos ya han interpretado esta sutil referencia como el adelanto de un futuro módulo con sensor de formato completo. ¿Y montura Leica?, se preguntarán los usuarios que andan buscando una alternativa asequible a la actual M9 y a la futura M10. No se sabe nada, pero tendría bastante sentido.

Por cierto, ¿y dónde queda Pentax -propiedad de Ricoh desde hace meses- en todos estos planes? Todavía nos deben una segunda EVIL y hace tiempo también que esperamos una nueva réflex.

Aug 112011
 

Lo malo de los buenos argumentos es que cuando toca contradecirlos -y eso pasa muy a menudo- la gente suele tener buena memoria y mala leche

Así que ahora que Ricoh ya ha desvelado oficialmente su módulo Mount A12 compatible con objetivos de bayoneta Leica M resulta muy tentador repasar la hemeroteca de hace un par de años y releer lo que la compañía nipona decía en su momento para defender su curioso sistema GXR.

Sólo con este tipo módulos sellados es posible optimizar el rendimiento de la óptica y el sensor e impedir la suciedad en el captor, explicaban por aquel entonces ante la cara de sorpresa del respetable al ver aquel bicho raro.

Entonces, ¿cabe deducir entonces que aquellos irrefutables argumentos ahora ya no son validos? ¿Acaso los siempre exigentes usuarios de ópticas Leica M van a tolerar unos resultados no óptimos a cambio de ahorrarse unos cuantos cientos de euros? La verdad es que como lema comercial no promete demasiado.

Pero críticas y cambios de rumbo al margen, lo cierto es que la idea suena prometedora y obliga a plantear esa pregunta que todos nos hacemos ¿se trata del primero de más modulos para diferentes bayonetas o es sólo uno de esos raros experimentos pensados casi exclusivamente para los singulares gustos del mercado nipón?

Si la respuesta es -como muchos temen- la segunda, lo cierto es que no suena muy tranquilizador para quienes anden preguntándose por el futuro de Pentax en manos de Ricoh.