Feb 222013
 

HTCHTC y los ultrapíxeles. Podría ser el nombre del último grupo de moda o el título de una película de terror de serie B, pero es sólo la denominación elegida por la firma taiwanesa (UltraPixel) para el sensor de imagen de su nuevo One.

Un captor de 4 megapíxeles que promete cambiar la filosofía imperante echando mano de un axioma holgadamente conocido en el sector fotográfico: más resolución no es sinónimo de más calidad.

A la espera de poder comprobar hasta qué punto esos 4 millones de píxeles son suficientes, nada como revisar y contextualizar los argumentos de este One para intentar comprender este giro de 180 grados en el guión.

Fiel a esa costumbre tan extendida entre las firmas tecnológicas de tropezar insistentemente con la misma piedra, HTC ha vuelto a hacerlo. Durante semanas ha caldeado el ambiente fotográfico y los rumores a su ya oficial One.

Se hablaba de un sensor de tres capas al estilo Foveon X3 e incluso los más alocados barajaban algún tipo de relación con objetivos de Canon basándose en las sugerentes imágenes que la firma usaba para hablar de este lanzamiento. Incluso el nombre con el que se conocía el prototipo (M7) resultaba de lo más fotográfico.

Pero, como suele pasar, la realidad se ha encargado de borrar de un plumazo todas esas optimistas especulaciones. ¿Es el HTC One un móvil con aspiraciones fotográficas? Eso parece a la vista de las promesas realizadas durante la presentación. ¿Supone un cambio revolucionario respecto a lo visto hasta ahora? Ni mucho menos.

Leer el resto del artículo en QUESABESDE.COM