Jul 182011
 

¿Harto de volver de vacaciones con 40 GB de fotos que nunca procesará ni ordenará? ¿Añora aquellos tiempos en los que con 2 o 3 carretes de 36 fotos -como mucho- se resolvía un viaje? ¿Es de los que repite constantemente que antes se pensaba más las fotos y que ahora disparamos mucho para nada?

Está de suerte. Impossible Project dispone del remedio infalible para lo que algunos estudios ya denominan “síndrome del disparador compulsivo”. Detrás de esa apariencia de película fotográfica Polaroid se esconde en realidad una medicina de eficacia sugestiva que ni la mejor de las píldoras homeopáticas.

La fórmula de este milagroso remedio es muy sencilla: 8 fotos por unos 20 euros.

Efectivamente, más de 2 euros cada vez que apriete el botoncito. ¿Verdad que ahora se pensará muy bien cada fotografía y disparo? ¿A que ya no resulta tan divertido eso de dejar el dedo muerto en el disparador porque la cámara permite hacer ráfagas de 5 fotos por segundo y la tarjeta de memoria de 32 GB es inagotable y nada cara?

Los estudios clínicos realizados con esta revolucionaria terapia han demostrado una eficacia total. Basta un par de aplicaciones y el consiguiente desembolso de unos 40 eurazos para que, a partir de ese momento, el usuario en cuestión aprenda a controlar su dedo índice al tener una cámara entre las manos.

Me imagino que no está de venta en farmacias, pero tal vez debería.