Mar 082013
 

Fotos_Restaurantes_03

Redes sociales, fotografía y el mundo de la gastronomía conforman uno de los maridajes a tres bandas más populares del momento. Un rápido vistazo a Facebook, Twitter y, sobre todo, Instagram evidencia que fotografiar y contar al mundo lo que se está comiendo es para muchos parte del ritual en el restaurante. Y una moda a la que incluso alguien ya le ha dedicado un Tumblr con imágenes de hipsters fotografiando comida. La mayoría se conforma con una foto rápida, sin dar la nota y, a ser posible, antes de que el plato se enfríe. Pero no siempre ocurre así.

“Un chef me contaba que un día un tipo se plantó en una mesa que no era la suya y les pidió a los comensales que le dejaran fotografiar lo que habían pedido”, cuenta Mikel Iturriaga autor del conocido blog El Comidista en El País.

Más dramática parece la situación al otro lado del Atlántico. Tanto que, según explicaba hace unos díasThe New York Times, algunos restaurantes de la ciudad se estaban planteando regular el tema de las fotos en sus locales. ¿Vamos por ese mismo camino? ¿Es necesaria una normativa anti-fotos que elimine o modere el uso de las cámaras en los restaurantes?

Leer el resto del artículo en LaGulateca