Jul 182016
 

Huawei_P9

Posiblemente si en 1913 le hubieran preguntado al bueno de Oskar Barnack sobre el futuro de las cámaras que estaba creando jamás habría imaginado que llegarían tan lejos. ¿En manos algunos de los mejores reporteros de la historia? ¿Convertidas en todo un símbolo de calidad? Sí, todo eso está muy bien pero en realidad el futuro era esto: poder cazar Pokémons con una cámara Leica.

Por si alguien ha estado desconectado del mundo las últimas semanas, resulta que el juego Pokémon Go lanzado por Nintendo para móviles se ha convertido en todo un fenómenos de masas. Y además en la mejor arma del planeta para aplicar aquello de la selección natural, porque por lo visto no pasa un día sin que alguien acabe cayendo por algún precipicio o poniendo en riesgo su vida para cazar uno de estos bichos.

Los medios de comunicación están entusiasmados con el asunto porque, con un poco de suerte, la tontería se alargará durante el verano y no tendrán que esforzarse demasiado este año para llenar los informativos y los periódicos. ¿Turquía, Niza, Siria,Irak…? Calla amargado y demos paso a nuestro reportero becario que está con unos muchachos cazando Pokémons de esos.

¿Y qué demonios tiene que ver la mítica Leica con este juego? Muy sencillo: gracias a la colaboración de la firma con Huawei en su reciente P9, ahora ya es posible salir a la caza los Pikachus de turno con una auténtica cámara Leica. En realidad dos, porque los más clásicos también pueden usar la monocromo y demostrar que en esto también puede haber clases.

Continue reading »

May 042016
 

Leica-MD

Hay marcas que provocan un divertido comportamiento bipolar que lleva del amor al odio y del cabreo a la carcajada de forma bastante loca. Leica es, sin duda, la campeona en esta categoría gracias a productos con los que uno no sabe si indignarse o quitarse el sombrero por su alta dosis de chulería.

La lista de despropósitos o genialidades es muy amplia, y va desde ediciones especiales de Hello Kitty o forradas con oro, diamante y piel de unicornio para rusos y chinos ricos, hasta alianzas estratégicas con fabricantes de móviles dispuestos a no ponerse quisquillosos con los ceros del cheque.

Y con cada uno de estos lanzamientos siempre se unen dos certezas: la de que Leica está convencida de que somos gilipollas y cierta admiración por atreverse a hacer cosas que nadie más en su sano juicio tendría valor de proponer. Y encima normalmente les sale bien, o traducido al particular lenguaje de esta firma: los coleccionistas pican, hay lista de esperas y las cámaras se agotan.

La nueva M-D desvelada hace unos días es la pirueta definitiva en esta surrealista escalada por apelar al clasicismo para vender piezas de muchos miles de euros en las que la gracia principal es, curiosamente, eliminar prestaciones que a cualquier otra marca y modelo se le exigen. En este caso el monitor trasero.

¿Alguien se imagina una Sony sin pantalla? ¿Una Canon que se venda con marcas de uso en plan pantalón vaquero desgastado? ¿Una Nikon que no tenga vídeo? Anda, espera, que eso sí existe. El caso es que lo que en cualquier otra marca sería imperdonable, aquí se convierte en virtud y símbolo de distinción.

¿Te molesta la ráfaga? Pues saca menos fotos. ¿Te molesta la pantalla? Pues no la mires o gírala si tienes esa opción. ¿El vídeo te parece una aberración? No pulses el dichoso botón rojo. ¿Los automatismos te parecen poco de hombres? Pues dispara en manual, machote. ¿El JPEG es para cobardes? Resulta que no es obligatorio disparar en ese formato. ¿Todo esto te parece demasiado sofisticado para tu espíritu libre de creador con pasta? De acuerdo: paga 6.000 euros por esta Leica, artista.

Continue reading »

Apr 112016
 

Huawei-Leica

Un acontecimiento histórico como el aterrizaje de Leica en el mundo de la fotografía móvil requiere uno de esos artículos en modo gurú. Ponerse intenso, soltar un par de sentencias categóricas e incluso atreverse a adivinar lo que va a ocurrir para, después, comerse con patatas todo lo dicho si no se cumplen los pronósticos.

Pero puesto que todo el mundo está hablando del Huawei P9 y de su cámara Leica va tocando poner un poco de orden entre tanta histeria colectiva. Vayamos por partes: la cámara del teléfono tiene una pinta estupenda y hay ganas de probarlo para ver cuánto hay de realidad y cuánto de marketing en un trasto que promete -ojo- reinventar la fotografía móvil.

Esta misma semana podremos jugar con él en condiciones, pero para ir abriendo boca merece la pena recordar unas cuantas cosas sobre este matrimonio que suena más a negocio que a amor verdadero. Empezando por algo que cualquiera que conozca un poco cómo funciona este mundillo sabrá de sobra: no, Leica no ha diseñado la cámara del Huawei P9, ni ha fabricado las ópticas ni le ha dado su toque mágico.

Leica ha dejado que pongan su nombre, habrá dado el visto bueno a un par de esquemas del objetivo y poco más. Y por ello habrá cobrado, cabe suponer, una cantidad suficientemente indecente como para permitir que su legendario nombre aparezca en un teléfono móvil. Así de fácil.

Pero Huawei dice que el P9 ofrece filtros de colores propios de Leica. Claro, lo mismo que Leica asegura que las Panasonic que vende bajo su marca tienen un ajuste de color propio. ¿Y lo del sensor blanco y negro? La idea ni es nueva ni es mala, pero intentar pensar que ahora todo el mundo va a hacer fotos en blanco y negro con un móvil es igual pasarnos de frenada.

Ahí radica parte del problema de este matrimonio: que estamos hablando de un smartphone. Y a estas alturas deberíamos saber ya que las mejores prestaciones o los mejores logos no se traducen en mejores fotos. La cámara del iPhone durante muchos años no ha sido técnicamente la mejor pero ha ofrecido -en cierto modo sigue haciéndolo- la mejor relación entre sencillez y calidad del mercado. Por eso sigue siendo un referente sin RAW, sin controles manuales y sin necesidad de tirar de Zeiss o Leica para engordar el curriculum.

Continue reading »

Mar 072016
 

Leica

Cuando ya te has dado de morros contra el iceberg, acabar de hundirte con cierta dignidad es algo bastante complicado. Y eso en el sector de la fotografía lo sabemos muy bien. Y no sólo de marcas, que entre los medios también tenemos clamorosos ejemplos. ¿Hace falta señalar? Pues eso.

Kodak lleva ya demasiados años agonizando mientras se hacen todo tipo de tropelías con su nombre y su marca. Algunas -esa cámara Super 8 que prometieron en el CES- tienen su gracia. Otras, como las cámaras digitales que siguen vendiendo con su logotipo sin que nadie les haga ni puñetero caso, dan bastante pena.

Tres cuartos de los mismo pasó con Agfa. Por no hablar de Polaroid y el caos alrededor del uso de su marca. Hay tantos productos con el nombre y su logo que es posible que pronto lo veamos en unos preservativos. Sí, como Mr. Wonderful. Polaroid es chuli y tal.

Los grandes mitos tampoco escapan de una vejez complicada. Es verdad que Hasselblad y Leica no se están hundiendo, pero sus movimientos un tanto a la deriva no permiten ser muy optimistas sobre el final que les espera. O, mejor dicho, sobre cómo será ese adiós.

Continue reading »

Feb 272015
 

Leica-M-P-Correspondent

A Leica tu opinión y la mía le interesa bastante poco. Básicamente porque ni tenemos 30.000 euros ni, de tenerlos, posiblemente nos los gastaríamos en una de sus cámaras de edición limitada. Así que nuestros chistes, el cachondeo generalizado y la indignación de los cansinos de siempre Leica se las pasa por el obturador de cortinillas. Incluso si le echamos imaginación al asunto podemos imaginar al carismático Doctor Kaufmann reunido con la junta directiva de la compañía quemando billetes de 500 euros y descojonándose de todos nosotros.

Y es que la Leica M-P Correspondent se va a vender como churros. No sólo porque sea bonita -la cabrona- o porque sólo haya 125 unidades, sino porque cuando Leica saca este tipo de inventos es porque sabe que están vendidos de serie. Menos rollos que no hace falta ser natural de Wetzlar ni saberse de memoria el número de lentes asféricas de sus ópticas para entenderlo.

Leica fue una marca de fotografía, pero ahora es una marca de lujo. Punto. No hay más que hablar. A partir de aquí, cualquier valoración que podamos hacer desde una perspectiva fotográfica, histórica, friki o romántica puede ser curiosa, entretenida o un auténtico rollo -normalmente la C- pero posiblemente tenga poco que ver con la realidad actual de la firma.

Así que lo mismo que no les tembló el pulso para sacar una Leica con dibujos de Playboy o de Hello Kitty, ahora le han dado a Lenny Kravitz una Leica M-P, una navaja y el resultado es esto. Será cretino, gritamos mientras los expertos en guitarras nos explican que esto de las “relic” -piezas envejecidas-no es nada nuevo.

¿Una chulada más de la marca que ha sacado una cámara digital en blanco y negro y una sin pantalla que cuesta una fortuna? ¿Una metáfora sobre esta sociedad incapaz de esperar a que la cámara envejezca de forma natural y blablablá? ¿Un método para salir en los titulares a los Ryanair? Posiblemente no haga falta hilar tan fino: una edición limitada más.

Además, si vosotros os pasáis todo el día poniéndole filtros vintage a vuestras fotos para que parezcan viejunas, ¿por qué Leica no va a hacer lo mismo con sus cámaras? Por cierto, por si no había quedado claro: a mi me encanta.

Oct 062014
 

Leica-100

Que levante la mano el que no haya hecho últimamente un chiste a costa de Leica. Meros juguetes para ricos caprichosos, piezas para coleccionistas no para fotógrafos… en fin, todo eso que ya nos sabemos de memoria y que repetimos cada vez que estos alemanes –tan de Bilbao– lanzan una nueva cámara que sólo fotografía en blanco y negro o que no tiene pantalla.

El humor es un buen recurso para los pobres, pensará alguno acariciando su Leica M de edición limitada con piel de unicornio. Se bromea con lo que secretamente se desea, apuntaría el psicoanalista de turno al ver que, en el fondo, esas Leica también nos ponen.

Y luego entre versiones Hello Kitty y Leicas T que nadie entiende muy bien, de repente se ajustan la pajarota, ponen voz grave y lanzan una campaña como ésta. Y claro, todos nos quedamos callados.

“Leica no inventó la fotografía” “Es cierto que muchas de estas fotos no fueron tomadas con una Leica”, dice el narrador adelantándose a las más que previsibles críticas. Pero Leica hace 100 años consiguió sacar las cámaras del estudio a la calle, recuerda en esta sucesión de imágenes míticas recreadas con esa elegancia que, cuando se pone, sólo Leica sabe ponerle a este mundillo normalmente más preocupado por los megapíxeles y el ruido que por mirar con calma a través del visor.

Continue reading »

 Posted by at 7:00 am  Tagged with:
Sep 222014
 
Leica_CEO

© Reddotforum.com

Hace tiempo que lo sospechábamos, pero los últimos movimiento de la compañía han confirmado lo que muchos sabían pero hasta ahora nadie se había atrevido a reconocer: Leica es de Bilbao. Según los analistas consultados por este medio y los documentos a los que ha tenido acceso, sólo este singular origen explica los recientes desarrollos de la mítica firma germana que en realidad resultó ser del mismísimo centro del botxo.

Pese a que se desconocen los detalles sobre esta apuesta de Leica por el bilbainismo como estilo de vida o sus planes para mudarse a la capital bizkaina -hay rumores sobre la conversión del Guggenheim en su nueva sede- lo cierto es que las primeras pistas se remontan al lanzamiento de la Leica M Monochrom. “¿Una cámara digital que sólo dispara en blanco y negro y que cuesta 8.000 euros? Hay que ser muy de Bilbao para atreverse a vender algo así”, aseguran expertos en la materia consultados.

Aunque la compañía también ha jugado al despiste con cámaras más aburridas, la última edición de Photokina ha sido testigo del anuncio de dos nuevas cámaras que vienen a reforzar esta teoría: un modelo totalmente mecánico que usa película de 35 milímetros -sí, una cámara de carrete- y una versión especial de su M digital sin pantalla. Y que costará 15.000 por cierto. Dos atrevidas novedades que confirman las sospechas sobre el lema imperante en las reuniones de desarrollo de la compañía: “a que no hay huevos”.

Continue reading »

Mar 212014
 

Sí, eso de ahí arriba es un diamante. Foto: L & H Auction / LiveAuctioneers

Todas las Leica son, casi por definición, exclusivas e inaccesibles para la mayoría de fotógrafos. Pese a ello, a lo largo de la historia la firma germana ha ido presentando numerosas ediciones limitadas para quienes buscan algo diferente. Un juego a veces peligroso que puede acabar en tragedia (como esa Leica C con una Hello Kitty presentada hace unos días) o en exceso (no hay mes sin una D-Lux o una Leica X especial), pero que también ha servido para confeccionar una historia repleta de auténticas rarezas que se cotizan a precios desorbitados. Éstas son algunas de las Leica más singulares (lo de bonitas ya es más discutible) de la historia.

Leica M6 Cartier-Bresson. El número de unidades producidas de un modelo es uno de los criterios lógicos para determinar su exclusividad. En este caso estamos ante una pieza única –nunca mejor dicho- porque Leica sólo puso a la venta una M6 Cartier-Bresson. Se trata de una M6 Platinum junto a un Elmar-M 50 mm f2.8, ambos con número de serie 22-08-1908 (fecha de nacimiento del fotógrafo francés), con la firma de Cartier-Bresson grabada en la cámara, una nota autografiada y una maleta diseñada para la ocasión por Louis Vuitton. Fue subastada por Christie’s en 1998 por 25.300 libras esterlinas (más de 30.000 euros de hoy) destinadas a fines benéficos. Más asequible resultó ser la M6 TTL William Klein, que siguiendo un esquema similar fue subastada en 2001 por unos 11.000 euros. Menos exclusivas -pero más caras- han sido las 35 unidades de una versión de la M Monochrom dedicada al fotógrafo Ralph Gibson y vendidas por 21.000 euros.

Leica Luxus II. Los conceptos de caro y barato no tienen demasiado sentido en este mundillo. Así, por ejemplo, la Leica Luxus II que se subastó el pasado noviembre por 460.000 euros resultó ser casi una ganga respecto a las estimaciones que situaban su precio cerca de los 900.000 euros. Cifras en cualquier caso astronómicas para una de las más bonitas de esta colección y que resulta ser la única superviviente de las cuatro cámaras que Leica lanzó en 1932 de este modelo. Sí, ya en aquellos años había ediciones exclusivas.

Seguir leyendo en Quesabesde

 

 Posted by at 10:00 am  Tagged with:
Dec 022013
 

Sony_LeicaA alguien se le ha ocurrido la brillante idea de sugerir que Sony se está convirtiendo en la nueva Leica. No lo ha dicho ningún directivo de la firma nipona, ni se trata de un piropo –o lo que sea- llegado desde la compañía germana. Ha sido tan sólo la reflexión hecha desde un blog especializado en el tema (un tal Leica Boss), que es como si yo insinuo que el bacalao al pil-pil son los nuevos cupcakes. O algo así.

No obstante, ese comentario ha sido suficiente para que los fans de Sony –que empiezo a sospechar que son tan peligrosos como cualquier otro fan- comiencen tocarse imaginándose ya el insigne logotipo rojo estampado en sus cámaras.

Teniendo en cuenta que hace poco alguien dedicada unos cuantos párrafos a narrar su conversión de Nikon a Sony, no deja de ser curioso el empeño de los usuarios de esta marca de querer convertirla en el nuevo algo. ¿Acaso no basta con ser Sony? Eso no es amor verdadero, amigos.

Oskar Barnack -reflexionan en alto desde Leica Boss- apostó en su día por crear las Leica de 35 milímetros como un alternativa compacta a las enormes cámaras de la época. ¿Captan el parecido? Los planes de Sony parecen ir por esta misma línea -aseguran- con las nuevas A7: formato completo en un tamaño más reducido que el de las réflex de ahora.

Así que con Leica retirada de esta lucha y centrada en el mercado de lujo y en hacer ópticas que casi nadie puede pagar, vía libre para un relevo generacional. Tal vez comparar el movimiento de Sony con la revolución que supuso el invento de Barnack es un poco -muy- exagerado, pero lo cierto es que los parecidos están bien buscados.

Pero, puestos a buscar parecidos entre las dos compañías, ¿por qué quedarse ahí? En realidad hay mucho más: Sony también flirtea con el mundo del lujo de la mano de Hasselblad. Y si Leica tuvo en su día las R como el sistema condenado a desaparecer, Sony también tiene ahora sus SLT Alpha cuya supervivencia a medio o largo plazo es más que cuestionable.

Continue reading »

Nov 202013
 

La capacidad de algunas firmas para generar expectativas y acabar enfangadas en una pequeña gran decepción sin que nadie entienda muy bien el cómo ni el porqué es uno de esos casos dignos de estudio. No tanto por ser un peculiar ejercicio de haraquiri comunicativo, sino por la insistencia a la hora de tropezar una y otra vez con la misma piedra.

Una piedra que, por cierto, ellos mismos colocan en su propio camino mientras desde fuera nos quedamos mirando con gesto entre escéptico y divertido. No serán capaces. No puede ser verdad, repetimos. Pero sí, al final siempre lo son.

Canon_White_Kiss

Y tras emocionar al personal con un lienzo tapando una misteriosa cámara, ¡zas!, resulta que la gran sorpresa que nos tenía reservada Canon sólo era una versión en color blanco de la EOS 100D, su réflex más sencilla. Una edición que, para rematar el chiste, tiene toda la pinta de que irá destinada al mercado asiático. Aplauso fuerte para Canon y su excelente gestión de la comunicación on-line.

Puede que no sea para tanto. Y seguro que el anuncio de esta cámara no ha provocado manifestaciones de canonistas enfurecidos lanzando sus EOS contra la embajada más cercana de la compañía y pidiendo dimisiones inmediatas. Y también es verdad que la firma ya apuntaba maneras y que aquello del white kiss –en referencia al color y al nombre de este modelo en los escaparates japoneses- ya hacía sospechar que no se traían entre manos una gran sorpresa.

Pero este pequeño chasco es la prueba –una más- de que las compañías del sector siguen moviéndose en el mundo de Internet con la misma naturalidad que Raphael y compañía en el último anuncio de la Lotería de Navidad. No sé si se capta la sutil metáfora.

¿De verdad nadie en Canon se imaginó que algo así podía pasar? ¿Que si tus usuarios andan con ganas de novedades y creas expectativas luego tienes que cumplirlas? ¿Que una versión en color blanco no es lo que la gente entiende por un gran anuncio? No, es que la campaña era sólo para Corea del Sur y Japón, apuntarán algunos. ¡Pues dilo! Porque resulta –a ver si lo entendemos de una vez- que en esto de Internet no hay fronteras, y lo que anuncias en Katmandú también es noticia en Badajoz al cabo de 10 segundos.

Continue reading »

Mar 052011
 

Estar englobada dentro de las llamadas marcas de lujo implica -entre muchas otras cosas- que aunque a la hora de la verdad la venta de tus productos sea limitada, el interés que estos provocan es enorme.

Leica es un excelente ejemplo: su presencia real en los gráficos de mercado es anecdótica en comparación con el resto de compañías, pero cada uno de sus movimientos es seguido con lupa.

De ahí que los rumores relacionadas con esta mítica firma germana despierten mucha expectación. Sin ir más lejos el otro día nuestro colega Valentín tuvo un peque rifi-rafe (virtual, se entiende) con nada menos que la división británica de Leica a raiz de un rumor sobre la posible entrada de la compañía en el segmento de las cámaras EVIL, mirrorless, CSC (Compact System Camera) o como prefieran llamarlo.

El caso es que en Leica Rumors han publicado unos bocetos de como algunos imaginan que podría ser esa supuesta cámara si es que algún día llega a materializarse: una especie de cóctel entre una Sony NEX o una Panasonic GF2 y la actual Leica X1.

Pero dejando a un lado la imaginación, ¿tendría sentido para Leica entrar en un campo así?, ¿veremos una especie de Panasonic Lumix GF pero tuneada con el logotipo del círculo rojo tal y como ocurre con algunas compactas?, ¿le interesa a Leica acercarse a un segmento que por lo que hemos visto hsta ahora está claramente orientado al mercado de consumo?

Los últimos resultados económicos no pintan nada mal para Leica, pero con tres frentes abiertos (sus gamas M, S y X) y la Fuji X100 acechando el nicho de mercado de la X1, no parece que este movimiento resulte prioritario ahora mismo para la compañía.

Ojalá nos equivocamos, que las novedades de Leica siempre animan el sector y parece que hasta verano la cosa va a estar bastante parada.

Sep 162009
 

El interés que despiertan las cámaras de Leica y, sobre todo, el mito que rodea a este nombe -a medio camino entre la fotografía y el mercado de lujo- es incuestionable. ¿Pero realmente hay alguien que pague más de 5000 euros por una cámara como la Leica M9? Pues sí, así es.

leica

Aunque después de darse un paseo por las hoja de economía de cualquier diario o ver como las marcas de toda la vida patalean para que las llamadas marcas blancas no se queden con su trozo del pastel podría parecer que el apocalipsis monetario está a la vuelta de la esquina, se ve que ahí fuera hay otros mundos, ajenos a nuestros lloriqueos al hacer las cuentas.

Lo contaba el otro día Amateur Photographer: la demanda de la nueva Leica M9 ha superado toda las expectativas y ahora mismo no queda otro remedio que apuntarse a una lista de espera para conseguir una. Algunas tiendas británicas hablan de 8 unidades vendidas en apenas 40 minutos, otras de 50 cámaras despechadas en los primeros días…

¿Pero es sólo un capricho de los señoritos ingleses? Ni mucho menos. En España la situación no llega a estos extremos, pero el mismo día de su lanzamiento oficial diversas tiendas del país ya acabaron con la primera y pequeña remesa inicial para poder tener la M9 ese mismo día en el escaparate y servir las primeras reservas.

De hecho circula por ahí un mito que dice que la firma germana sabe que, presente lo que presente, tiene vendidas de antemano unos cuantos miles de unidades en todo el mundo. Sea lo que sea y cueste lo que cueste se ve que hay un montón de coleccionistas que no quieren dejar ni una sola casilla vacía.

Cierto o no, en una reciente charla con fuentes cercanas a la marca nos aseguraron que pese a ese elevadísimo precio que a muchos nos hace poner los ojos en blanco, bastante  más de un cententar de unidades de la M9 se pueden dar ya casi por vendidas en España. Eso de entrada.

Mientras asumimos que, efectivamente, también en esto de las aficiones hay clases, los simples mortales siempre podemos fijar ahora nuestras miradas en la Leica X1 -que también está bastante lejos, pero no tanto- o recurrir a eso tan elegante de se decía hace unos años: ” las Leica son sólo para presumir en una estantería, para trabajar, una Hassel”.

Sep 102009
 

dpreview

Me he permitido la libertad de saltarme la tradicional cita de los jueves con el arte fotográfico en estado puro, para celebrar también desde aquí el lanzamiento de los nuevos productos de Leica.

Pero como he sido incapaz de encontrar en mi álbum particular una instantánea a la altura de las circuntancias, se me ha ocurrido que lo mejor es hacerse eco de las iniciativas de otros compañeros.

Aunque parezca una broma de cuestionable gusto periodístico, eso de ahí arriba es la portada que ayer lucía dpreview.com, la más conocida y una de las más reputadas páginas web del mundo dedicada a la prueba de cámaras digitales.

Ni más ni menos que el logotipo al estilo de Leica para celebrar -suponemos- las jugosas exclusivas que la firma germana les proporcionó. Excelente.

Además de preguntarme qué tipo de credibilidad habrá que ofrecer a partir de ahora a las pruebas que se publiquen aquí dedicadas a material de Leica, estoy ansioso por ver la versión del logotipo que seguramente ya estarán preparando para cuando Sigma -por ejemplo- lance su próxima SD15.

Claro que igual es que no acabo de cogerle el punto a esto del humor inglés.

Feb 052009
 

vickycristinabarcelona

Me lo habían advertido: “Vicky Cristina Barcelona” es un auténtico churro. El caso es que por puro optimismo o por aquello de mantener la fé en la buena mano del tito Woody -pese a los últimos fiascos- terminé por comprobar en persona que, efectivamente, las aventuritas de esas dos turistas yanquis por Barcelona y Oviedo produce bastante verguenza ajena.

A falta de nada mejor que hacer durante la escasos 90 minutos que dura la secuencia de postales turísticas de Barcelona, el enfermizo tick de adivinar cual es o tal cámara que aparece en la película se lo pasó bomba.

Continue reading »