Jun 082010
 

El número 4 en japonés (shi) suena de forma muy similar a la palabra muerte. Es algo así como el equivalente a nuestro 13. Por eso en algunos hospitales se obvia la planta cuarta y supongo que ese es también el motivo por el que mi habitación en uno de los hoteles era la 405, justo entre la 403 y la 406.

Este detalle fue el que me hizo recordar la historia de este número y que, según se cuenta, hará que Olympus de el salto de la E-3 a la E-5. Sí, con su rima y todo.

Entonces… ¿ocurrirá lo mismo con la LX4 y en su lugar tendremos una LX5? Tendría su gracia que después de pasarnos toda la semana dando la lata a ingenieros, portavoces y, en general, cualquier japonés que se nos pusiera a tiro, sobre esta supuesta LX4 al final la dichosa camarita se llamara LX5 o LX-vaya-usted-a-saber-qué.

De ser así, además, habría que empezar a dudar de la veracidad de la fotografía que pudimos captar en un bar de Tokio junto a los amigos de Clipset. Por lo visto alguien se había dejado olvidada -al más puro estilo iPhone- un prototipo un tanto chapucero de la LX4…

(Por si acaso que luego estas cosas se van de las manos: como puede apreciarse claramente, la foto de ahí arriba es un divertido montaje improvisado a modo de homenaje por nuestra insistencia con este modelo.)