Apr 292013
 

Leica M8

Nuestro paseo –llamarlo “prueba” sería pretencioso- con la Leica M ha suscitado la predecible gama de opiniones entre quienes consideran que el precio es absurdamente elevado y los que opinan que cuestionar el precio de una pieza de este calibre es síntoma de una profunda ignorancia sobre la marca y su esencia.

Ya se sabe que el asunto del dinero es siempre delicado. Sobre todo cuando nos movemos en ese universo en el que se conjugan miles de euros, tradición y cierta dosis de capricho y mito. Pese a ello, una cosa es cierta: a diferencia de lo que ocurre con la inmensa mayoría de cámaras las Leica son de las pocas que pueden considerarse una inversión que no pierde gran parte de su valor nada más salir de la tienda.

Pero, ¿sigue siendo esto verdad o se trata de un tópico desactualizado? Aunque me apunto a la primera teoría, el caso es que caminando estos días por Londres en uno de los escaparates fotográficos de la ciudad una Leica M8 se cotizaba a 1.300 libras. Sólo 400 libras más que la Epson R-D1x, por cierto. Una pieza con menos glamour pero bastante más rara de ver.

Cierto que a estas alturas todos sabemos que la M8 no es una gran cámara digital y que su sensor (APS-C) nunca fue ninguna maravilla. También que se trata de un modelo con unos siete años a sus espaldas y que tiene por delante ya tres generaciones M (M8.2, M9 y la actual M)

Continue reading »