May 172009
 

Que usar Twiiter como fuente de información para una noticia es jugar con fuego no es ningún descubrimiento. Sin ir más lejos el otro día el supuesto equipo de desarrollo de Microsoft calentaba el ambiente hablando del futuro Zune… y a las pocas horas se demostró que ni Zune, ni Microsoft ni nada. Alguien con mucho tiempo libre.

Que muchos blogs supuestamente profesionales son, en ocasiones, tan poco fiables como Twitter tampoco es una sorpresa.

Pero, dado que  cada vez empieza a verse con más frecuencia eso de citar como fuentes los comentarios de Twitter, ¿qué pasaría si este gran invento empieza a hacer daño a los blogs -o a las redes de blogs comerciales, mejor dicho- y su encarnizada lucha por posicionarse en los buscadores  para trincar algo de pasta a cambio de, muchas veces, vender humo?

Algo así -me he permitido la licencia de simplificarlo- se pregunta Hugo en su imprescidible e infame blog… y la verdad es que la respuesta que ofrece no podría ser más acertada.

Resulta que, de repente, los nanoblogs -el palabro por si solo ya es para repartir bofetadas con la mano abierta- que hace nada eran lo más, se han convertido en una cosa poco fiable a la que hay que mirar con cierta desconfianza cuando se trata de salvaguardar la sagrada veracidad de la información.

A ver si ahora estos listos del pajarito nos van a chafar el invento, pensarán los del 2.0 forever. Lo importante es publicar lo que sea a toda leche, repetir las palabras clave decenas de veces para que San Google nos tenga en consideración.

Y a otra cosa, que investigar, confirmar la información, contextualizarla… todo eso son cosas del pasado y de los periodistas. Así les va a los pringaos.