Apr 202015
 

NikonD300s

Hay un momento en el que los rumores que sobreviven años y años dejan de ser simplemente cansinos para convertirse en leyendas urbanas. Canon tiene su EOS 3D y Nikon la D400, ese supuesto relevo de la D300s que años después algunos siguen esperando.

En realidad parecía un tema bastante superado, pero la llegada de la nueva D7200 -que ya andamos probando– parece haber revivido un poco el asunto. Lejos de certificar que las diferentes D7000 ya ocupan ese puesto en el catálogo avanzado de las cámaras DX de Nikon, parece que la gente sigue con ganas de algo más.

Por lo menos eso es lo que decía hace unos días Thom Hogan, gurú nikonista que se apunta al bando de los que están convencidos  de que habrá una D400. Mientras arqueamos la ceja en señal de incredulidad y revisamos el calendario para comprobar que han pasado ya casi cinco años desde que salió a la venta la D300s -y esos son muchos años, amigos- hay que reconocer que motivos no faltan para encontrarle cierta lógica a esta apuesta.

Aunque por aquí estamos convencidos de que para Nikon el formato DX ya no tiene sentido más allá de estas D7000, por lo visto sí sigue habiendo un mercado que demanda algo más. Una cámara APS-C profesional, con cuerpo sellado, un enfoque muy potente, velocidad de disparo, visor con cobertura 100%… En la lista de deseos del bueno de Hogan se hablaba más concretamente de un sensor de no más de 18 megapíxeles, 10 fps y hasta 20 con obturador electrónico, pantalla móvil y táctil y vídeo 4K. Por soñar que no falte.

Todo eso está muy bien y también es cierto que la llegada de la Canon EOS 7D Mark II deja en cierto modo a Nikon en evidencia. Pero también es verdad que gran parte de esa lista de prestaciones ya están cubiertas por la D7200 y que desde hace años parece que la apuesta profesional de Nikon está volcada al 100% en el formato completo.

Teniendo en cuenta cómo está el mercado suena a locura por parte de Nikon dar la espalda a esos usuarios que siguen pidiendo una D400 y que cabe suponer estarían dispuestos a pagar por ella. Aunque esa es otra, claro. Que aquí todos somos muy de pedir prestaciones y modelos tal y cual pero luego los gráficos de venta certifican que lo de sacar la cartera no se nos da tan bien.

Porque en realidad todo acaba resumido en una cuestión de cifras. Una D400 o como sea que se llamara esa supuesta APS-C profesional sólo tiene sentido para Nikon en términos de rentabilidad. Así que la pregunta es si hay suficientes usuarios dispuestos a pagar un plus por tener todo eso a lo que la D7200 no llega o si es ya un segmento demasiado minoritario.

Suponiendo, claro, que haya alguien hay fuera que realmente necesitara una D400 y haya esperado 5 años en lugar de irse a la competencia. Posiblemente esa es la pregunta del millón. Y parece que en Nikon tienen la respuesta.

Oct 042010
 

© QUESABESDE.COM

Con el permiso de la Fujifilm FinePix X100 (estrella mediática indiscutible de Photokina 2010), la Nikon D7000 ha sido otro de los estrenos que más entusiasmo ha despertado.

Aunque tratándose del relevo de una cámara tan popular como la Nikon D90 era algo bastante previsible, el empujon que Nikon le ha dado a las prestaciones de esta cámara también ha contribuido a situarla en el centro de todas las miradas.

De hecho, tras estudiar su hoja de especificaciones y poder trastear con un modelo de preproducción de la cámara la gran pregunta que quedaba en el aire no era si esta SLR va a triunfar -no hace falta una bola de cristal para adivinarlo- sino en qué lugar queda ahora la Nikon D300s.

De acuerdo. La rápida evolución tecnológica del sector es muy dada a este tipo de paradojas en las que modelos teóricamente inferiores a la hora de la verdad se sitúan por encima de sus hermanas mayores. Normalmente, eso sí, las compañías ya se encargan de cuidar los detalles para que la construcción, el visor, la duración del obturador o cualquier otro dato mantengar las distancias entre una y otra gama.

Sin embargo, en el caso de la D7000 y la D300s ni siquiera estos datos consiguen marcar claramente una frontera o adivinar una estrategia por parte de Nikon para renovar la D300s. ¿Como debería ser una futurible D400? ¿Tiene sentido mantener esta gama?

A falta de respuestas concluyentes -que levante la mano quien las tenga- siempre podemos agitar bien todos los ingredientes en la divertida coctelera de las especulaciones.

¿Resultado? Ni idea, pero se me ocurre alguna idea. Por ejemplo, que Nikon haya dado por concluida la transición de su segmento profesional al formato FX y las cámaras DX queden reservadas para la gama media.

Dicho de otro modo, la D300s podría ser la última de la familia, dando ahora paso a nuevos modelos más en la línea de la D700, es decir, sensor de formato completo y especificaciones un paso por debajo de los buques inisgniga.

¿Será así? Supongo que en 2011 lo sabremos.

Aug 172009
 

nikond300

La reciente llegada de la D300s de Nikon no sólo ha dejado claro que en épocas de crisis hay que rentabilizar los modelos con ligeros rediseños que pongan en el escaparate un modelo nuevo, sino que la llegada del vídeo a las SLR no tiene marcha atrás.

Nikon en su momento eligió un camino más cauteloso que Canon. Es cierto que fue la primera en lanzarse al ruedo, pero lo hizo con un modelo de gama media, mientras que su eterna rival puso toda la carne en el asador con la EOS 5D Mark II. Algo que, por cierto, provocó no pocos cabreos sindicales entre muchos fotoperiodistas que veían lo que se venía encima.

Ya veremos qué tal es la acogida y luego se decidirá si seguir adelante con el vídeo en el terreno profesional o dejarlo como un juguete, nos explicaron en su momento desde Nikon. Ahora parece claro que la primera opción era la buena y que las próximas réflex nikonistas de altos vuelos que veamos incorporarán vídeo.

Continue reading »