Mar 242014
 

NPPA¿Estamos a Rolex o a setas?, dice el chiste. ¿Estamos a salvar el mundo o a hacer fotos? Seguro que más de uno lo pensó al leer esta noticia: “Premian al fotógrafo que ayudó en una situación de emergencia antes de coger su cámara”.

¿Cómo? ¿Pero los fotógrafos no son una panda de buitres dispuestos a vender su alma y sacrificar a su madre o a un retoño por conseguir la foto? Pues por lo visto hay excepciones.

A estas alturas la historia ya es de sobra conocida pero por si acaso ahí va: Al Diaz, fotógrafo del periódico The Miami Herald iba por la autopista, una mujer se detiene y sale con un niño en brazos. Diaz en lugar de liarse a sacar fotos decide ayudar a salvar al niño que había dejado de respirar.

El bebé de sólo 5 meses consiguió sobrevivir y además la hazaña Diaz y sus fotos no tardaron en dar la vuelta al mundo. Una buena historia, bonita, con final feliz y moraleja. Perfecto.

La cosa empieza a chirriar un poco cuando la NPPA (Asociación de fótógrafos de prensa de Estados Unidos) decide dar un premio humanitario a Al Diaz como reconomiento a su actitud en un caso de emergencia. ¿Por salvar al niño? Sí, pero sobre todo por salvar al niño antes de hacer fotos, se explica.

Entonces, ¿es noticia que un fotógrafo en un caso como este deje las cámaras a un lado e intente reanimar a un bebé que se ahoga en lugar de ponerse a disparar? Por lo visto sí. No sólo es noticia sino que merece un premio. Todo ello pese a que la citada asociación NPPA asegura que ese es es el comportamiento habitual y los valores que se esperan y presuponen de sus socios.

Continue reading »