Mar 302016
 

yander_zamora
Siempre hay muchas fotos, pero con el tiempo suele ser una imagen la que acaba simbolizando los grandes acontecimientos históricos. Y la llegada de un presidente de Estados Unidos a Cuba más de 80 años después y tras décadas de bloqueo económico y relaciones más que tensas es uno de esos momentos llamados a pasar a los libros de historia. ¿Y qué imagen ilustrará este momento? Tal vez haya que esperar unos años para saberlo, pero si se pregunta a fotógrafos y editores gráficos, seguramente no duden demasiado: la fotografía del Air Force One acercándose al aeropuerto de La Habana.

El enorme avión cruzando frente a una modesta carretera llena de coches –carros, que dicen por allá- con muchos años de historia y los vecinos observando con curiosidad el momento. La llegada del líder del mundo a una pequeña isla que, a solo 90 millas de la gran potencia, ha sobrevivido a guerras frías, crisis de misiles, deshielos soviéticos…

Hay quienes hablan de una gran carga simbólica. De décadas de historia del siglo XX condensadas en ese avión (el iPhone Guan, según los reporteros de Televisión Española) y en esos almendrones, que es como en Cuba se conoce a los coches clásicos.

La foto entró en la línea de Reuters –nos explica Orlando Barria, fotógrafo de EFE en la República Dominicana y que también cubrió desde Cuba la llegada de Obama- primero sin firmar. Stringer, el nombre con el que se conoce a los colaboradores puntuales de una agencia o medio que cobran por pieza, era lo único que podía leerse bajo la instantánea.

Pronto medios de todo el mundo empezaron a difundir la imagen, y Reuters actualizó los datos añadiendo una firma: Alberto Reyes. ¿Quién es Reyes? El seudónimo del fotógrafo cubano Yander Zamora. Aunque ya había colaborado en otras ocasiones con la agencia Reuters usando ese nombre para evitar problemas con el periódico Granma para el que trabaja, esta vez decidió dar la cara, según nos cuenta él mismo.


Seguir leyendo en Quesabesde

Dec 182013
 
Obama_selfie

© Roberto Schmidt/AFP/Getty Images.

Querido Barack. Me cuentan que has tenido algunos problemas últimamente con las fotos del móvil. Me cuesta creer que el líder de la mayor potencia del mundo y un auténtico Nobel de la Paz pueda resbalar con algo tan naíf como un autorretrato con el smartphone de turno, pero las portadas de unos cuantos periódicos opinan lo contrario. Hasta Boris Izaguirre le ha dedicadoun artículo al tema, para que te hagas una idea de la magnitud del problema.

¿Autorretrato? Sí, así es como llamamos los latinos –yatúsabes– a esos selfies que el diccionario Oxford ha elegido como palabra del año. O llamábamos. Porque ahora entreshootingsstreet photorunningafterworking y demás gilipolleces, lo de selfie es casi un mal menor.

El caso es que este onanismo fotográfico con el móvil también tiene sus pequeños trucos. Y como seguramente esos bastardos del Tea Party andarán buscándote las cosquillas, nos hemos animado a echarte una mano para que no vuelvas a liarla. Por los viejos tiempos. Cuando nos creímos que ibas a cerrar Guantánamo y que querías los drones para repartir regalos, como Amazon.

La primera lección va sobre la posición de la toma, pero por lo que veo eso lo tienes dominado. Mejor siempre un ángulo elevado para afinar un poco los rasgos y quedar más divinos. Es el típico truco que mozos y mozas usan en Facebook para lucir palmito. Opcionalmente también se puede poner morritos, pero entiendo que en tu posición y con los antecedentes de Bill –menudo pájaro-, igual mejor no pasarse con el tema sexy.

Continue reading »

Oct 262009
 
© Annie Leibovitz

© Annie Leibovitz

Seguro que durante este pasado fin de semana han tenido la oportunidad de ver esta instantánea una decena de veces. En el periódico, en los informativos de la televisión y, por supuesto, en cualquier blog de la galaxia que hable de fotografía.

Pero lo mejor llega ahora, cuando toca decantarse por uno de los dos bandos que a estas horas ya parecen irremediablemente enfrentados respecto a la foto de la familia Obama realizada por Annie Leibovitz.

¡Una ocasión perfecta para inaugurar el departamento de encuestas e improvisados estudios de mercado de esta casa.

– La pobre Annie no está pasando por su mejor momento y la foto deja mucho que desear. Falla la composición, la óptica elegida, el excesivo protagonismo del fondo, los dedos cortados del amigo Barack. En resumen, una auténtica chapuza que si hubiera firmado cualquier otro ya estaría engordando ahora mismo la cola del INEM.

– Pobres ignorantes. Annie es tan buena que ha jugado con todos esos elementos para dar a la imagen un aire de improvisación y familiaridad, en contraposición con el retrato presidencial que en su día le hizo a Bush y sus secuaces. Todo está perfectamente estudiado para que, precisamente, parezca espontáneo.

¡A votar! (suponiendo que esto funcione, claro)

Sep 302009
 

zapatero

No sean modestos. Aquí todos tenemos una opinión sobre la dichosa foto de las hijas de Zapatero. No hace falta ser tertuliano, director de un medio de comunicación o guru de pacotilla para posicionarse en uno u otro bando. El país dividido, las dos Españas, hermanos contra hermanos… ¿Se debía o no publicar la instantánea en la que aparece la familia Zapatero al completo posando con Obama y señora?

El encarnizado debate que ha movilizado a todo el país durante los último días, como era de esperar, ha tardado doce segundos en dejar en la cuneta los argumentos periodísticos para lanzarse a deguello al tema político y, por el mismo precio, con su moralina y todo. ¿Acaso creen que se hubiera liado todo este barullo si las susodichas hijas hubieran aparecido con una indumentaria más angelical?

Pero no desviemos el tema a cuestiones estéticas. ¿Hizo lo correcto El Mundo y otros dando la foto publicada por la Casa Blanca o lo adecuado fue la actitud de la mayoría de periódicos y agencias del país que la guardaron en el archivo y se limitaron a descojonarse en privado?

Replanteemos la pregunta: ¿se pueden publicar fotos de menores de edad sin el rostro difuminado?, ¿pixelado o no aportaba algo la imagen desde un punto de vista informativo? No, ¿verdad?. En ese caso la respuesta está clara.

No se trata de que haya -como dicen que hay- un pacto tácito entre la Moncloa y los medios para que las pequeñas Zapatero no aparezcan en la prensa. El tema es más sencillo: no son noticia y usarlas para atacar a su padre no puede tener ninguna justificación periodística. ¡Como si no hubiera argumentos mucho mejores para lanzarse a su yugular a diario!

Y hablar de censura como lo hacía el otro día El Mundo en referencia a la decisión de EFE de no publicar la foto es sencillamente absurdo. Censura -amiguitos- es lo que se hace en este país con la inmensa mayoría de fotos y noticias relacionadas con la familia real. O autocensura, mejor dicho.

Continue reading »

Mar 162009
 

Que Obama se ha convertido en un icono que vende no es ningún misterio. Que su presencia en los medios de comunicación es apabullante tampoco. Bastaba con darse una vuelta por los kioskos de los aeropuertos del otro lado del Atlántico -ejercicio que hace unos días pudimos realizar durante horas, de vuelta de la PMA- para descubrir que las portadas de muchísimas revistas son una especie de album de retratos de este nuevo Mesias mundial, llamado a salvarnos de la crisis económica pero no de quienes la han provocado, deduzco.

obama

Da igual si la revista en cuestión es un semanario político o económico, una publicación dedicada a los deportes, a los viajes o una de esas para machotes o para tipos sensibles. Por no hablar de ese curioso segmento -visto desde aquí- específicamente pensado para el público de raza negra.

Tal vez obnuvilado por tanto gasto de celulosa y papel con su presidencial efigie, el otro día el bueno de Obama provocaba poco menos que un cataclismo en los templos del mundo 2.0.

“No perdemos mucho tiempo leyendo blogs” se atrevió a decir el muy inconsciente después de que llevemos meses soportando la lata de la importancia de las nuevas tencologías en la campaña presidencial, su apuesta por modernizar la comunicación de la Casa Blanca y, como no, el insoportable rollo de su puñetera BlackBerry.

Continue reading »