Feb 082011
 
Artículo de opinión publicado originalmente en QUESABESDE.COM

Ni siquiera nos hemos puesto de acuerdo sobre cómo llamar a esa nueva generación de cámaras sin espejo (EVIL, compactas de óptica intercambiable y sin espejo…) y ya nos están cambiando el menú inicial. Pero, ¿qué demonios es esa cosa rara de Kenko? Y de ser ciertos los rumores que circulan con cada vez más fuerza acerca de la futurible compacta de ópticas intercambiables de Pentax, ¿qué tipo de sustancias consumen en la firma japonesa?

Algo así se estarán preguntando entre sollozos los vendedores del sector que hayan estado atentos a las últimas noticias de la pasada semana. Se cuenta que todavía no han superado el trauma que hace un año les provocó pensar que un día llegaría a la tienda alguien preguntando qué era la Ricoh GXR.

Efectivamente, parece que los chicos de Pentax -con sus primos de Kenko o cada uno por su cuenta, eso no está claro aún- están decididos a animar un poco más el escaparate de cámaras digitales. Así que quienes ya hubieran conseguido entender bien aquello de las SLR, las SLT y las cámaras sin espejo, que vayan haciendo hueco en su esquema mental para otra categoría.

Continue reading »

Feb 052011
 

© Impress Watch

Todavía no sabemos si son primos hermanos o todo es fruto de una de esas casualidades espacio-temporales. El caso es que esta semana Kenko y Pentax han saltado a los titulares con dos ideas parecidas y, sobre todo, igual de extrañas.

En realidad es fácil de explicar: una compacta con objetivo intercambiable. ¿Una de esas EVIL sin espejo? Exactamente, pero con el sensor de una compacta (1/2,33 de pulgada y 14 megapíxeles), un tamaño realmente diminuto y, lógicamente, un nuevo sistema de ópticas.

Lo de Pentax es todavía un rumor -ejem- pero en el caso de Kenko ya se sabe que usará montura C, es decir la que ahora emplean los objetivos de videovigilancia (CCTV) entre otras aplicaciones. Dicen que su resolución no es ninguna maravilla pero a cambio son muy luminosos (50 mm f1.9), pequeños y baratos. Además, teniendo en cuenta el sensor utilizado tampoco hace falta gran cosa.

Habrá que ver como reacciona el mercado, muy dado a pedir innovación y originalidad pero poco dado a los experimentos a la hora de poner la VISA en el mostrador. De momento parece que habrá que ir haciendo hueco para una nueva categoría, subsegmento… lo que sea.