Sep 122016
 

facebook-vietnam

Para Zuckerberg un desnudo es un desnudo. Da igual que sea Norma Duval en la portada de Interviú o una niña quemada por napam huyendo de un bombardeo. El dichoso algoritmo de Facebook, a ver si nos enteramos de una puñetera vez, no sabe distinguir estas sutilezas. Está programado para hacer dinero y no incomodar a ese tipo de gente que no soporta ver un pezón. Punto.

Tan simple como triste, así que igual ha llegado el momento de dejar de escandalizarnos cada vez que a estos chicos les da por bloquear una foto, aunque sea una de las más icónicas de la historia. Como os diría Mark –yo le llamo Mark- si os tuviera delante: Facebook es mío y me lo zumbo cuando y como quiero. Y si no os gusta iros a Google Plus.

Aclarada por vigésimo cuarta vez este tema y tras recordar que estamos hablando de una empresa a la que le parece fatal un desnudo pero genial un tipo rodeado de armas y tetas en Instagram hay que reconocer que con lo de la famoso foto de Nick Ut se les ha ido la mano. O la tijera.

“Me preocupa que el medio más importante del mundo esté limitando la libertad en lugar de tratar de extenderla, y que esto ocurra de un modo autoritario”, le decía a Zuckerberg en portada el director del periódico noruego Aftenposten al que censuraron la difusión de esa fotografía en su página de Facebook.

Efectivamente, la dura misiva plantea unas cuantas verdades sobre el papel de Facebook como difusor de información y el peligroso control unilateral que ejerce. No se trata de una teta que se escapa o una burrada como eliminar esta foto –por mucho que haya rectificado, es evidente que volverá a pasar- sino de que estamos llegando a un punto en el que Facebook decide lo que millones de personas ven y no ven. Sí, exactamente igual que muchos otros medios durante décadas.

Y ahí es donde vamos. Porque mientras unos se tiran de los pelos y claman contra Zuckerberg el censor puritano, y otros juran que no volverán a entrar en esta red social –o sólo para colgar mensajes absurdo sobre  los derechos de sus fotos y toda esa mierda que cada cierto tiempo circula- lo peor de estas repetitivas polémicas es que se nos olvida que Facebook no es ahora mismo el mayor peligro para la libertad de prensa como se suele insinuar.

¿Queréis que hablamos –periódicos y medios encabronados con esta red social- de los peligros para la información y el periodismo? La lista es la larga -cada día más- y en ella hay cosas tan bonitas como el sueldo de Cebrián y demás consejeros delegados de turno. Los despidos de periodistas y fotógrafos. La falta de medios y la pérdida de derechos laborales en las redacciones.

La paulatina desaparición de los periodistas con un contrato y un sueldo digno, reemplazados por autónomos –falsos autónomos en algunos casos- condenados a cobrar miserias por piezas y producir textos como churros para que las cuentas más o menos cuadren. No es que queramos un yate, pero tener que hacer entre 2 lo que antes hacían 10 no suele ayudar a la calidad y profundidad de los textos.

Retirar la foto de la niña de Vietnam es de una estupidez profunda por parte de Facebook y su puñetero algoritmo, pero pagar 50 euros –o menos- el reportaje con fotos de Siria es de ser un auténtico hijodelagranputa. Así, todo seguido y sin parar para respirar. Pedir fotos gratis, mezclar publicidad con contenido y, en general, tratar a los lectores como indigentes mentales es también hacerle un flaco favor a esa libertad de prensa que se abandera cuando Facebook saca la tijera.

Usar Venezuela como cebo cuando huele a elecciones, mirar para otro lado cuando aquí se han cerrado periódicos o que los medios públicos estén en manos de corruptos y los privados en las del IBEX 35 son, de verdad, peligros mucho más serios que una foto retirada de nuestro querido muro repleto de gatitos, conspiraciones sobre chemtrails y aspirantes a la historia viral del día.

Los titulares de mierda que todos perpetramos mientras sentimos el puñal de la audiencia cerca de nuestro cuello. La tristeza de ver lo más leído del día en las grandes cabeceras. El contenido patrocinado que se viste con nombres de lo más exóticos para que nadie se dé cuenta porque, a fin de cuentas, el anunciante siempre tiene la razón y a ti te encontré en la calle. ¿Seguimos?

Los suplementos que en su momento acogían los grandes reportajes, ahora reconvertidos a páginas de publicidad entre la que hay que insertar algo de texto amable para hacer bulto. Los blogs que prometían ser la esperanza de la información seria y veraz y que acabaron copiando todo lo peor de esos grandes medios de los que renegaban. Eso sí que es un peligro.

Nos sobran gurús, expertos en marketing, youtubers, estrellitas, instagramers, it girls, influencers,  malotes con un teclado y sueños de Callejeros 2.0, copias de BuzzFeed… Nos faltan periodistas con recursos, tiempo y un lugar en el que publicar historias. ¿La culpa de eso también es de Facebook y su problema con los desnudos?

Así que la mala hostia, las cartas abiertas y la indignación con Facebook cada vez que comete una de estas tropelías están muy bien. Pero no está de más recordar que son sólo una minúscula parte de un problema mucho más grave y peligroso. Además, a estas alturas no creo que haga falta decir para qué usa Mark el papel de los periódicos.

Mar 182016
 

Carmen-de-Burgos

Hace una semana se celebraba el día de la mujer trabajadora. Una fecha que, más allá de las misas dedicadas a la mujer que algunos localidades organizaron para demostrar que no han entendido nada del asunto, siempre es una buena excusa para recordar grandes figuras femeninas. Así que llegamos unos días tardes a esta historia que recordaban en Clases de Periodismo rescatando el documental emitido por Televisión Española y disponible on-line dentro de su serie “Mujeres viajeras”

Hablamos de Carmen de Burgos que además de su faceta como viajera, escritora y luchadora por los derechos de la mujer, figura también como la primera reportera de guerra en España. Conocida como Colombine, en 1909 llegó a Melilla durante la guerra entre España y Marruecos como enviada especial del periódico el Heraldo de Madrid. “Fue la primera mujer española [periodista] que estuvo en una trinchera”, relata este interesante documental.

Una vida y obra increíbles que lo son todavía más si se contextualiza en su época. Carmen de Burgos, defensora de del divorcio, de la emancipación femenina, de la República… Una gran historia del periodismo. Una gran historia para refrescar la memoria sobre la defensa de los derechos de las mujeres.

Feb 012016
 

Rubius-Maruja

¿Quién quiere ser periodista? Sólo un par de tímidas manos se levantan, y no parecen muy animados cuando les aseguramos que para dedicarse a esto sólo hay que asumir que siempre serás pobre y hay que leer y escribir mucho.

Estamos en la biblioteca de un colegio público de Sant Cugat (Barcelona) delante de unos 40 chavales de 14 y 15 años que como proyecto final de curso tienen que elaborar una revista digital. Así que confiados y enredados por las fuerzas del mal, Laura Conde –periodista gastronómica- y un servidor se plantan allí para animar a la muchachada y contarles cómo es eso de vivir a base de darle al teclado.

Los dos hemos dado clases y charlas antes, y además somos gente maja y enrollada con aventuritas varias para contar. ¿Qué puede salir mal? Básicamente que los muchachos en cuestión ahora quieren ser Youtubers o Instagramers. Nosotros somos un par de dinosaurios contándoles allí cosas raras de señores mayores. Fin.

Dejando a un lado lo difícil que resulta que con esa edad te hagan caso más de 10 segundos seguidos –abrazo fuerte a esos listos que suelen menospreciar la tarea de los profesores- seguimos con nuestra encuesta rápida a pie de aula. ¿Quién quiere ser Youtuber? Se levantan muchas más manos que cuando preguntamos por el futuro. ¿Cuántos tenéis Twitter o Facebook? Algunos. ¿Instagram? Muchos más.

Subimos la apuesta, sin ver venir la tragedia. ¿Cuántos conocéis a El Rubius? Murmullo generalizado y risas… El 95% aproximadamente. ¿Y a Maruja Torres?, pregunto yo. Miradas del tipo “pero qué me estás contando”. Laura prueba suerte. ¿Manuel Vázquez Montalbán? Mas miradas de esas que nos hacen sentir como neandertales en Silicon Valley.

Continue reading »

Oct 072015
 

leman_bleu_650

Al principio todo son risas. Que si mira a esos niñatos que hacen fotos con el móvil, que si periodismo es solo el de papel, que si usar el tablet como cámara debería ser motivo suficiente para restaurar esa bonita costumbre del destierro a Siberia –nada que objetar a eso- o que si los selfies y sus palos son solo una moda tonta más.

Mucho cachondeo hasta que los móviles se llevan por delante el mercado de compactas, las periodistas prefieren ser reinas y algún genio desde su despacho y calculadora en mano descubre que un reportero, un palo y un iPhone le sale más barato que contratar a un cámara para grabar las crónicas frente a la peluquería donde se hace las puntas Cristiano.

¿Pensabais que a vosotros no os iba a tocar?, bromean los fotoperiodistas ante sus compañeros operadores de cámara mientras les enseñan la ocurrencia de esa televisión suiza que ha sustituido sus equipos por un smartphone y uno de esos absurdos palos. El selfie como nuevo género informativo. Bienvenidos al futuro, porque a fuerza de intentarlo –no es la primera vez que vemos una chorrada semejante- acabarán por conseguirlo.

Se trata de una medida para que los equipos sean más ligeros, la capacidad de respuesta del periodista sea más ágil, y claro, para ahorrar algunos euros, explicaba el director de la citada televisión local suiza. Un auténtico genio al que por lo visto no se le ha ocurrido que reducir su sueldo o sencillamente poner en su cargo a un koala con un portátil y Excel también daría un empuje a las cuentas de la cadena. Y posiblemente nadie notaría el cambio.

Y es que más allá de su entrañable preocupación por el peso que cargan los reporteros, algo nos dice que aquí se ha aplicado la ley número uno del llamado cebrianismo: más pasta para el consejero delegado de turno, más becarios y menos periodistas con sueldos y condiciones dignas. Un clásico del que ya estamos tan aburridos que incluso nos estamos empezando a quedar sin chistes.

Continue reading »

Jun 222015
 

NotasDePrensa

El periodismo ciudadano, periodismo 2.0, periodismo de la Bernarda o como queramos llamarlo fue un gran invento. Sobre todo para aquellos que encontraron la manera de convertir una buena idea -que mucha gente pueda contar cosas- en un excelente negocio para ellos.

Pero todo eso suena ya demasiado 2010. Monetizado todo lo monetizable y una vez que ya no queda nadie en plantilla y se ha exprimido todo lo exprimible a los bloggers, hay que dar el siguiente paso. ¡Que los periodistas paguen por trabajar!, gritan los expertos en comunicación que están haciendo el MBA “Fuck Hard the Worker & Despido Libre Ya” en ESADE. Calma pequeños liberales que todavía no hemos llegado a eso, pero todo se andará.

La penúltima idea es eso de ahí arriba que hace unos días vi por ahí, que es la forma elegante de decir que me chivo alguien a quien la propuesta le llegó en plan serio. ¿Quieres publicar en nuestro medio tu nota de prensa? Pues paga. Alehop, periodismo 3.0

No conocía Gráffica, y la verdad es que tiene una pinta estupenda. “Gràffica es la web líder dedicada al diseño gráfico y la cultura visual en español siendo una de las webs más leídas en el mundo […] gráffica.info es un periódico de noticias dedicado en exclusiva al mundo del diseño, y en especial al ámbito del diseño gráfico, la creatividad y la cultura visual”, explican ellos mismos en la web.

Todo bien hasta aquí. Pero -según relatan- la cantidad de notas de prensa que reciben es tal que resulta imposible hacer la típica selección perdidística. Ya sabéis: este es amigo, se lo publico; aquel nos rechazó una campaña de publi, pues que le den… Vaya, los criterios editoriales al uso que se aplican en muchos medios. He dicho en muchos, no en todos.

Continue reading »

May 042015
 

google-logo

Saben aquello de que Google es el nuevo adalid de la libertad frente a la tiranía de los medios que defienden el absurdo canon AEDE. Pues ya no. Resulta que Google, la que hasta hace dos días era una empresa valiente y liberal capaz de hacerle un corte de mangas a todos esos dinosaurios y dejar en evidencia al gobierno de España -para eso tampoco hace falta mucho, la verdad- ahora se ha convertido en uno de los malos. Vaya, que Google es ya oficialmente un hijoputa traidor, por usar la terminología precisa.

Semejante revelación y cambio de criterio entre la opinión crítica del mundo dospuntoceril no se debe por supuesto a que esta multinacional pague impuestos fuera de España o que sea en gran parte responsable de esos titulares de mierda que pueblan nuestra preciosa red… y después pasó algo increíble. La traición ha sido mucho peor: se ha hecho amigo de todos esos periódicos que se supone estaban al otro lado de la trinchera.

Una amistad de las buenas, además. De esas que se miden en cifras: un fondo 150 millones de euros durante los próximos 3 años destinados a “dar soporte a un ecosistema de noticias sostenible y promover la innovación”. Los beneficiarios de esta generosa aportación serán los principales rotativos de Europa, incluidos muchos favorables al dichoso canon AEDE.

Así que la gran noticia, la terrible novedad que ha echado por tierra esa alianza contra el imperio del mal ha sido que Google se ha comportado como lo que es: una empresa. Concretamente una a la que se le avecinan unos cuantos problemas legales con Europa por abuso de posición dominante de su buscador y que, por lo visto, prefiere no tener a la prensa encabronada para cuando llegue el momento.

Esos medios dinosaurios que según algunos ya no pintan nada ni marcan la agenda, parece que siguen siendo importantes para Google. Al menos lo suficientemente como para donarles todo ese dinero y dejar en la estacada a los que se consideraban sus amigos.

Según explica Julio Alonso -fundador de WebblogsSL- en su blog : “Al final Google le está dando recursos y dinero a los medios tradicionales que tanto le han combatido para que dejen de hacerlo y para que puedan competir mejor contra los medios digitales que sí hemos defendido a Google, en particular en la Coalición Pro Internet. Entenderéis lo de la cara de idiota que se me ha quedado”

Continue reading »

Mar 042015
 

“Las dos llamas corriendo por la calle y lo del vestido ese de colores raros. Lo mezclas y preparas un artículo para dentro de 10 minutos. Y que ponga ‘A fondo’ en el titular”, bramaban posiblemente el pasado viernes editores y emprendedores a su ejército de blogueros becarios. Había nuevo viral en el barrio y todos querían apuntarse.

tumblr_nkcjuq8Tdr1tnacy1o1_1280

¿De qué color ves el puñetero vestido? (Foto de de “swiked” enTumblr)

“Ya estáis pensando en un móvil que haga que las fotos de los vestidos salgan con colores irreales”, seguro que andaban gritando en las oficinas de Samsung a esa misma hora. “Si lo petamos con el selfie de los Oscar el año pasado, ahora tenemos que liderar el movimiento dressfie”, les acababa de sugerir un vendehúmos experto en redes sociales y con contrato a tiempo parcial. “¡Posfotografía! ¡Posfotografía!”, repetía Fontcuberta mientras sus caracoles se iban zampando las fotos de la próxima exposición.

Reconozco que, al ver la famosa foto del vestido por primera vez, entendí qué era eso de la posfotografía: carecer del criterio suficiente para, en lugar de borrar una foto terrible, compartirla con la humanidad.

Por si alguien anda despistado, vive en otro planeta o simplemente tiene una vida lo suficientemente interesante como para no estar pendiente de estas tonterías, resulta que la semana pasada una chica sacó una foto -bastante chusca, por cierto- con su móvil a un vestido, y en su entorno más cercano se generó un debate sobre el color real de la prenda.

Algunos de sus amigos lo veían blanco y dorado. Otros, azul y negro. Así que la autora decidió subirla a su Tumblr, y en lugar de ocurrir lo lógico –ignorarlo, bostezar, mandar a la preguntona a paseo-, se acabó generando uno de los debates más largos, virales y absurdos de la historia de Internet.

En cuestión de horas, medio mundo andaba discutiendo sobre el dichoso vestido y buscando explicaciones a ese curioso efecto cromático. Y los que no lo hacían estaban ocupados pensando insultos y chistes ingeniosos para informar al planeta sobre su desprecio por el tema.

Así que mientras los expertos en fenómenos virales analizaban la última bobada de la red y los medios –todos, no solo los que viven a golpe de gatitos y virales- hacían malabarismos para apuntarse al tema de cualquier forma, miles de fotógrafos ponían su mejor media sonrisa y asentían con la cabeza mientras repetían: “Es el balance de blanco, idiotas.”

Se rumorea que incluso los expertos en gestión de color –gente de cuyas explicaciones normalmente es mejor huir- tuvieron su momento de gloria gracias al ya famoso vestido y pudieron explayarse sobre calibraciones, espacios de color y todas esas cosas tan aburridas.

Continue reading »

Feb 102014
 

6a00e552985c0d883301a3fcb7adf1970b-800wi

Muy mal tienen que estar las cosas cuando un periódico tiene que recordar en portada que es un periódico. Eso es precisamente lo que este pasado sábado hicieron los trabajadores de Libération.

Somos un periódico. No un restaurante, ni una red social, ni un espacio cultural, ni un plató de televisión, ni un bar, ni un semillero de empresas…”

Esta es la respuesta de los periodistas del diario francés a los planes de los nuevos propietarios que, según se puede leer en 233grados, pretenden “convertir el rotativo en una red social, creadora de contenidos vendibles”.

Vaya con los periodistas de Libération. Los típicos dinosaurios que no saben evolucionar y están condenados a desaparecer y blablablá… Que sí, que ya nos lo sabemos. La mierda de siempre.

Es verdad que no está el oficio como para andar por ahí presumiendo del asunto. Oiga un respeto, que soy periodista y tal. Ah sí, el peor trabajo de 2013 según este interesante estudio. Igual lo de pianista de un burdel tampoco era una mal opción.

El caso es que mientras leo en pantalla la historia de los periodistas de Liberation tengo abierta al lado una de esas revistas de life style para hombres sensibles. Esa no, la otra. La de las tetas en portada.

Una modelo habla de sus cosas y posa en una de las fotos con un Sony Z1. Un móvil estupendo al que le dedican un bonito párrafo que, de no ser porque no lo pone en ningún sitio, pensaría que es publicidad. Porque cuando es publicidad, lo dicen, ¿verdad?

Continue reading »

Jun 172013
 

El jueves pasado el diario Deia –uno de los más conocidos y veteranos de Euskadi- celebró en Bilbao un encuentro dedicado a los medios e iniciativas digitales. Una cita para hablar de periodismo en la red, de nuevas ideas y de viejos problemas, y que nace con la sana intención de convertirse en un foro de debate sobre este cambiante mundo.

Deia_

La cita también sirvió para premiar a diversos medios, blogs, empresas y tuiteros vascos presentes en la red. Una lista en la que el jurado cometió la locura de incluir a este blog y a quien lo perpetra, que durante los próximos meses y hasta que se pase la euforia podrá ir por ahí presumiendo de ser el mejor blogger vasco, según Deia.

Empezar a hablar en tercera persona es el primer síntoma para creérselo aunque para bajar los humos basta con pensar  en unos cuantos bloggeros vascos que sin duda merecen más semejante distinción. Empezando por el resto de nominados: Amaya AscunceGananzia.com, y Kepa Acero.

Pero aunque hablar de uno mismo resulte de la más placentero para alguien del centro de Bilbao, lo realmente interesante de este tipo de encuentros está en las ideas que se ponen encima de la mesa. Aunque sean las habituales –o parecidas- escucharlas en un contexto diferente ayuda.

El encuentro contó con la intervención estelar de Enrique Dans. Su charla no defraudó: dijo lo mismo de siempre. Dinosaurios en papel, niños que saben manejar un iPad pero no una revista, noticias que caducan rápido, el error de quienes pretenden cobrar por la información…

No hubo tiempo para mucho debate. Una pena, porque hubiera sido genial poner algunos puntos a las íes. Desde el máximo respeto a quien sabe mucho de lo suyo y se mueve como nadie en este terreno. Al menos mucho mejor que alguien tan poco ágil como para no limitarse a probar cámaras y hablar de megapíxeles en lugar de cuestionar públicamente a reputados gurús a los que -vaya usted a saber- igual un día hay que pedir una entrevista, trabajo o algunos de sus cientos de miles de followers.

Comentaba el bueno de Dans –entre apuntes más que acertados y alguna que otra obviedad- que los muros de pago de los medios son un error. Y para ilustrarlo recordaba a la pizpireta Arianna Huffington cachondeándose de los redactores de The New York Times cuando accedían a su web y les aparecía un aviso para recordarles que su medio sí es gratuito.

Graciosa anécdota. Pero se le olvidó comentar a Enrique Dans que Arianna es de las que prefiere pagar con prestigio a sus bloggers en lugar de con dinero. Una genial idea que el Grupo PRISA no ha dudado en adoptar para la versión española de ese engendro llamado Huffington Post, capaz de convertir las noticias de Antena 3 en algo serio.

Los organizadores me confirmaron después que aquella charla de Enrique Dans no había sido gratuita. Ni posiblemente barata, me atrevo a suponer. ¿Entonces? ¿Gratis pero sólo lo de los demás? ¿De pago sólo lo que tenga un valor que, mira tú por donde, es lo que yo vendo y me compran?

Hace unos días desde la revista Mongolia daban una respuesta genial al típico lerdo que les criticaba por vender su publicación en lugar de regalarla: “la cultura gratis siempre ha existido y se llama biblioteca”.

Continue reading »

Apr 012013
 

¿De qué sirve el periodismo de guerra? Ramón Lobo cita a Martha Gellhorn -periodista y una de las mujeres de Hemingway- para responder:  “yo tiro piedras sobre un estanque. No sé cual es su efecto, pero yo al menos tiro piedras”.

La utilidad de este tipo de periodismo es una de las preguntas que aborda Roberto Lozano Bruna en el documental “Los ojos de la guerra”.  Hay muchas más: ¿existe un perfil estándar del reportero de guerra? ¿Cómo ha cambiado la profesión y la llamada tribu en los últimos años? ¿Cómo trabajan?

David Beriain: “Decía Horacio Verbitsky que periodismo era contar aquello que alguien no quiere que se sepa, el resto es propaganda”

Javier Bauluz: “El buen periodismo sigue siendo lo mismo: contar lo que sucede, intetar verlo, oírlo, tocarlo, y contarlo”

La coincidencia de nombre con el libro que escribieron hace ya 10 años Manu Leguineche y Gervasio Sánchez no es casual. De hecho, el trabajo de Lozano bien podría considerarse una puesta al día de aquel ensayo sobre el reporterismo de guerra.

Estrenado en 2011, el documental se emitió hace unos días en La 2 de Televisión Española. Una ocasión estupenda para verlo -o volver a verlo- aprovechando que está disponible on-line en la web de la cadena.

Continue reading »

May 142012
 

Si hay una cosa que los medios de este país saben hacer bien -además de despedir periodistas, claro- es crear grandes portadas. El penúltimo caso de La Razón y el montaje a partir de una foto de Emilio Morenatti es sólo un ejemplo más de ese denostado arte que los directores de diarios patrios dominan como nadie.

Aunque el nivel es muy alto y El Mundo y La Gaceta son firmes candidatos a alzarse con el primer puesto por portadas como esas dos de ahí arriba -posiblemente de las mejores que hemos visto en muchos años- por veteranía y constancia es sin duda el diario La Razón quien mejor maneja la paleta de Photoshop.

Portadas de risa, incendiarias, emotivas que buscan la lagrimillas de los bueños españoles… hay para todos los gustos pero con la elegancia y la sutileza como elementos comunes e indispensables.

Recoger las mejores creaciones sería como pretender hacer un recopilatorio con lo mejor de Carlos Baute: sencillamente imposible porque absolutamente todo es bueno. Pese a ello, hemos tirado de hemeroteca y nos hemos encontrado con auténticas joyas.

En ocasciones la cosa es bastante inocente. Un simple ejercicio de Photoshop para ensalzar al líder. O a los líderes con uno de esos montajes que pretenden ser simpático pero acaba dando un poco de mal rollo.

Continue reading »

Apr 042009
 

“Ni los bloggers son periodistas ni tienen necesidad de serlo”, dice Nacho Escolar en una interesante entrevista publicada hace unos días en Blogoff. Posiblemente tiene razón y ponerse a pedir carnet de prensa en plan portero de discoteca para ver quien puede escribir o no en Intenet sea bastante ridículo. Apelar al consabido rollo del intrusismo con el que algunos de vez en cuando pataleamos, también.

El problema es que la cuestión puede estirarse hasta crear un embrollo de esos de los que no se sabe cómo salir. ¿Qué hacemos con todos esos bloggers que sí asumen el papel de periodistas? ¿Y con los blogs autoconvertidos en supuestos imperios mediáticos dispuestos a tumbar a esos aburridos y casposos tipos de la prensa que no saben de que va el rollo?

Continue reading »