Mar 162015
 

CampañaNikon

Con la fotografía pasa algo bastante curioso: visto desde fuera es bastante cool pero en realidad por dentro es uno de los sectores más casposos de la industria tecnológica y de la imagen. Todo ese aparente glamour que se desborda en una sesión de moda o cuando alguien te explica sus trucos para ser un street photographer del copón, en realidad poco tienen que ver con el olor a rancio que desprende al acercarse al día a día de este mundillo.

Ojo que en esta obviedad también hay algo de autocrítica a los medios y a los que vamos de guays y luego nos pasamos el día hablando de megapíxeles o bayonetas, cuando lo que la chavalada quiere es una cámara bonita al cuello y subir sus fotos a Instagram para tener muchos likes. Es que somos clásicos y de la vieja escuela, nos tratamos de convencer a nosotros mismos antes el espejo. Claro.

La buena noticia es que comparados con la mayoría de compañías que pululan por aquí somos el no va más de la modernidad. Nada como las arrugas ajenas para que nos veamos un poco más jóvenes y ágiles. Y tal vez por esa imagen eminentemente casposa de la compañías -por mucho embajador, community manager y demás que le pongan al asunto- sorprende cuando en otros países se desmarcan con publicidad que aquí resultan impensables aplicadas en este segmento.

Nikon lanzó a principios de año una campaña en el Reino Unido que si allí ha creado algo de polémica cabe suponer lo que habría pasado aquí con las fuerzas vivas de turno, siempre pendientes por si alguien se aleja demasiado del altar.

Kordale y Kaleb son una pareja gay con tres niñas adoptadas. ¡Y todos negros, además! Mientras los defensores de la familia tradicional y la cosa racial se limpian la espuma de la boca, continuamos: a finales de 2014 una fotografía de los dos peinando a sus hijas por la mañana arrasó en Instagram.

Continue reading »

Apr 142014
 
Canon_1200D

Recomendada por bloggers de viaje y de moda como la mejor cámara del mundo…

Tu blog es tuyo y te lo trincas como quieres. Pero si cobras por un contenido, identifícalo como publicidad. Fin. Bueno vale, puedes usar cualquiera de esos bonitos eufemismos que se inventan las agencias dando por hecho que tus lectores son idiotas y no sabrán que brand content, post patrocinado o espacio fulanito significa los mismo: publicidad. Llámalo como te de la gana -a ser posible no con un código que no lo entenderá nadie– pero que se vea y se note que alguien te ha pagado para que digas cosas bonitas de algo. Y ahora sí, fin.

Así de compleja sería una supuesta guía de gestión publicitaria para bloggers, un tema que siempre despierta largos e interesantes debates sobre lo que se puede hacer y lo que no. El penúltimo en este mundillo ha surgido a raíz de una campaña de Canon para promocionar su EOS 1200D. Una réflex sencilla y asequible que, de repente, ha empezado a gustar a algunos blogs de viaje.

¿Pero tiene Wi-Fi o GPS? ¿Es la más pequeña o ligera? ¿Tiene algo en particular que la convierta en especialmente indicada para los viajeros? En realidad no. De hecho estamos hablando de la cámara más sencilla de la gama de Canon, perfecta para iniciarse y aprender y que llega acompañada de una curiosa guía en forma de aplicación para el móvil. Uh, a ver si me va a salir un post pelota de esos sin querer. Y sin cobrar.

Total, que con cheque de por medio algunos blogs de viaje se han prestado a cantar las bondades de la réflex en cuestión. Algunos de forma más trabajada y dentro de una historia, otros sin preliminares y en plan aquí te pillo, aquí te suelto el anuncio. En todo caso, el problema es el mismo: no se identifica como publicidad esos contenidos pagados por Canon. Pero que nadie se escandalice que no es sólo cosa de los viajeros. Resulta que esta EOS es tan polivalente que también es chachi y superguay para la moda, como aseguran aquí (con su código de confianza y tal) y aquí, por citar los dos primeros ejemplos que he encontrado.

Continue reading »

May 092012
 

Artículo de opinión publicado originalmente en QUESABESDE.COM

El vaso estaba medio lleno, la cerveza fría y la música se podía soportar. No está nada mal este garito, pensé ensayando mi mejor media sonrisa de tipo duro al ver que la camarera a duras penas podía contenerse para no saltar sobre mí desde el otro lado de la barra.

Supuse que era cosa de mi chaqueta de cuero marrón. O tal vez de la barba de tío moderno que había conseguido dejarme tras acostumbrarme durante un par de semanas al molesto picor. Aunque, pensándolo mejor, tal vez el truco era la cámara que había dejado apoyada sobre la barra. Una de esas réflex grandes y negras que llevan rotulado en Arial 16 un “sí, nena, soy fotógrafo”.

Una escenita de este tipo debió de imaginar el bueno de Jaume Balagueró cuando se le ocurrió incluir en el anuncio que ha rodado para una conocida marca de cervezas (qué demonios: Voll-Damm; a ver si se animan y nos mandan una caja) a un fotógrafo en su lista de personajes intrépidos. De esos que saben vivir la vida al límite, jugárselo todo cada noche y acabar -por supuesto- seduciendo a una camarera mientras apuran la penúltima cerveza de la jornada.

“Puede que haga frío, puede que te hagas daño…”, avisa la voz en “off” del anuncio antes de recordarnos que, muchachos, sólo quienes se la juegan podrán llegar a ser lo que quieran. Y a molar, que de eso se trata en el fondo. Las opciones son ilimitadas, pero como propuestas rápidas los chicos de la cerveza apuestan por un boxeador, un jugador de rugby, un niñato en plan ejecutivo triunfador, una novia a la fuga, unos “snowboarders”, un tipo que salta en paracaídas desde lo alto de un edificio, un “perroflauta” de Greenpeace y -ahí vamos- un fotoperiodista de guerra.

En realidad la secuencia muestra a una fotógrafa, pero como comprenderán no iba a permitir que este tonto detalle me fastidiara el brillante párrafo inicial. Además, no es esto una cuestión de géneros. La idea se mantiene si en esa barra ponemos a una chica en vez de ese barbudo abofeteable. De hecho, ahora que lo pienso, la cosa mejora sustancialmente. Porque si lo del mito del tipo con cámara puede llegar a funcionar, lo de la erótica fotográfica de ellas es -si me lo permiten- incuestionable.

Continue reading »

Jun 222011
 

Artículo de opinión publicado originalmente en QUESABESDE.COM

Dice una vieja leyenda del sector que, hace ya muchos años, una firma presentó su nueva réflex ante la prensa asegurando que era tan sencilla de utilizar que incluso una mujer podría hacerlo. Sinceramente, ya no recuerdo quién me lo contó, y por más que he rebuscado no he conseguido dar con ninguna pista que corroboré semejante hallazgo antropológico.

Pero eran otros tiempos, y visto en perspectiva tampoco resulta tan increíble el lema. Seguro que hasta se podía fumar en aquellas ruedas de prensa llenas de hombretones de verdad, y no como ahora, que incluso dejan que se cuele alguna bloguera en los eventos.

De hecho, indagando entre viejos anuncios publicitarios todo encaja a la perfección. Ya no hace falta que el marido vuelva de la oficina para poder retratar a los retoños, reza esta divertida publicidad de Kodak que parece sacada directamente de un capítulo de “Mad Men”.

Por suerte, el mundo ha cambiado mucho desde entonces y el mercado de la fotografía también. ¿O no tanto? Porque, evidentemente, nadie va a tener el valor de lanzar un mensaje similar a estas alturas. Al menos no públicamente. Aun así, arañando un poco la superficie parece que hay ideas que siguen muy arraigadas todavía a la hora de hablar de cámaras pensadas para mujeres.

Continue reading »

May 302011
 

Decir que la publicidad en el sector fotográfico deja mucho que desear no sería del todo cierto. Ya hemos mencionado por aquí algunas campañas muy buenas, como aquella de Olympus y las Pen con nada menos que Kevin Spacey y ese genial lema de “dont be a tourist“, o la de Panasonic, asegurando que no hace falta ser una gran fotógrafo para hacer grandes fotos.

Efectivamente, todas pertenecen a mercados de otros países. ¿Acaso los creativos patrios no se atreven con el tema fotográfico o es que los presupuestos sólo dan para fichar a becarios?

Podría ser, pero que no decaiga el orgullo nacional. Hace unos meses los amigos de Fotoactualidad descubrieron esta joya de un Sonimagfoto de 1997 pero que, por lo visto, nunca llego a emitirse.

Pero no se crean que todo es en plan chiste fácil de película de Ozores. Echando mano de la hemeroteca, resulta que una de las mejores campañas publicitarias del sector fotográfico -seguro que muchos la recuerdan- es ésta de Fotoprix titulada “Fotos perfectas para un mundo imperfecto”

¿Fotoprix? ¿El mismo laboratorio de fotos con aquel atronador jingle radiofónico de “muchafotopocomoney…”? Pues sí. Y rebuscando un poco más entre otras de sus campañas publicitarias parece que lo del anuncio anterior no fue una mera casualidad, porque han firmado alguno más también muy bueno.

¿Alguna otra campaña de ámbito nacional vinculada con el sector fotográfico y que merezca ser recordada? Se admiten sugerencias…

Jul 192010
 

El debate queda abierto pero en Panasonic están convencidos de que, efectivamente, no hace falta ser un fotógrafo con mayúsculas para hacer buenas fotos.

Eso es lo que asegura la campaña publictaria que la firma ha desarrollado para presentar la Lumix DMC-G2 en algunos países. La idea es esa misma de “calidad profesional al alcance de todos” que Sony y Panasonic están usando ahora mismo a duo, pero explicada con bastante más gracia.

Dale al botón que nosotros nos ocupamos de todo. La propuesta es tan antigua como aquellas Brownie de Kodak que ya se vendía con este lema hace más de 100 años. Así que demostrado que de la parte técnica nos podemos olvidar, ahora sólo queda que alguien lance una cámara que directamente piense y encuadre las fotos por nosotros.

Igual es una de las novedades preparadas para algún Photokina de estos.

Jul 142010
 

A la izquierda la campaña publicitaria de Panasonic para su Lumix GF1. A la derecha la de Sony para la NEX-5. Teniendo en cuenta que son modelos que compiten directamente, la verdad es que resulta extraño ver dos lemas tan parecidos.

Que si deseos en calidad profesional, que si calidad profesional en tamaño compacto… Efectivamente el reducido tamaño de ambas cámaras y los buenos resultados que ofrecen gracias a un sensor grande son -con sus matices y diferencias- la carta de presentación común a este tipo de cámaras en general y a estos dos modelos en particular. Pero se supone que las agencias de publicidad están, precisamente, para hacer digerible, singular y única esta idea, diferenciándose de la competencia.

Por cierto, alguien me explica qué es eso de “calidad profesional”.