Sep 052013
 

¿Son objetivos-cámara o cámaras sin pantalla? ¿Estamos ante un invento llamado a cambiar el mercado de la denominada fotografía móvil o simplemente se trata de un “gadget” curioso más que sumar a la lista? Con los recién anunciados Sony Cyber-shot DSC-QX100 y QX10 las preguntas se acumulan sobre la mesa. Y es que, pese a que sus detalles ya eran conocidos desde hace días, estos peculiares objetivos con sensor y Wi-Fi se han convertido ya en uno de los principales atractivos de la nueva edición de IFA que arranca mañana y quién sabe si de las conversaciones fotográficas de este otoño. Por si acaso, nos hemos acercado hasta Berlín para probarlos.

Ya existen módulos fotográficos con objetivo y sensor integrado, han apuntado muchos refiriéndose a los Ricoh GXR. Pese a las similitudes en el planteamiento, en realidad poco tienen que ver uno y otro dispositivo. La filosofía de los nuevos Sony QX es convertirse en accesorios para el móvil, o por llamarlo de algún modo, en una especie de sistema de ópticas intercambiables que podemos acoplar al smartphone o controlarlo desde él.

Pero, como suele ocurrir con todas las ideas recién llegadas, el entusiasmo, la curiosidad y una sana dosis de escepticismo se entremezclan en un cóctel que no ayuda mucho a la hora de buscar respuestas. Por eso, con el nuevo Xperia Z1 -un móvil muy fotográfico que también dará que hablar- en una mano y los Cyber-shot DSC-QX100 y QX10 en la otra, nada mejor que empezar aclarando unas cuantas cuestiones sobre estos dispositivos.

Seguir leyendo en QUESABESDE