Jan 052012
 

Teniendo en cuenta como anda la cosa monárquica y las finanzas en general no es de extrañar que este año los Reyes Magos hayan decidido hacer las maletas nada más concluir su jornada laboral anual y largarse a Las Vegas. A ver si una buena mano a la ruleta les solventa la vida de una vez.

Aunque en éste blog somos más de Olentzero, nos ha tentado la oferta de sus altezas y este mismo sábado embarcamos con ellos rumbo a la ciudad del vicio. Bueno, y de la tecnología y la fotografía de la mano de la doble cita de la feria PMA@CES. Pero eso es un detalle secundario.

Decir que lo que veremos por allí es un misterio sería una licencia literaria bastante abofeteable. Cualquiera que esté más o menos al tanto de las novedades del sector ya sabe que se avecinan días intensos. Dejando a un lado la riada de soporíferas compactas que en cualquier momento comenzará a inundar nuestras pantallas, ¿qué es lo más interesante que se supone podremos ver los próximos días?

De aperitivo, es ya un secreto a voces que Nikon planea animarnos la noche de Reyes y lanzar la D4. Sí, nosotros también esperábamos una D800, pero se ve que la hoja de ruta nikonista va a su ritmo y todavía falta un poco para que llegue esa réflex.

No está mal para empezar. De todos modos, parece que el plato fuerte será gentileza de Fujifilm. Su esperado sistema sin espejo podría ya lucir palmito en Las Vegas. ¿Un prototipo detrás de una vitrina? ¿Algo más toqueteable? Teniendo en cuenta las horas de avión que tenemos por delante, esperemos que la respuesta correcta sea la B.

Continue reading »

Oct 182010
 

Mientras se ultiman los preparativos por el barrio para recibir con devoción la visita de Benedicto XVI  -¿queda feo poner aquí un anuncio de “se alquila balcón”?- y pese al tono eclesiástico del titular, no es ese el único notición que planea sobre el páis. Y es que, amigos, la Samsung EX1 ya está aquí.

Puede que a muchos ni les suene o que otros ya la hayan borrado de su memoria. Pero los más adictos a la cosa fotográfica seguro que saben que estamos hablando de esa compacta de altos vuelos, con un sensor en condiciones, un 24 mm f1.8 y un diseño de esos de llevar colgados al cuello para lucir cámara.

Y, ¿dónde está la noticia? Pues que aunque esta cámara ya circula por ahí desde hace meses ha sido ahora cuando Samsung se ha decidido a traerla de forma “oficial” al país. Correcto, 7 meses después de su anuncio y con un retraso bastante escandaloso respecto a las fechas iniciales que manejaba la compañía.

Lo más inexplicable del asunto es que en su momento está compacta generó bastante expectación. Y la verdad es que después de estar trasteando con ella durante unos cuantos días se me ocurren pocos motivos para no recomendarla y situarla entre las mejores del momento.

El problema es que esa demora en el mercado local y la poca visibilidad que desde Samsung España se le ha dado a este modelo han desinfaldo buena parte del interés. O, mejor dicho, ha permitido que mientras esta EX1 llegaba a los escaparates la competencia se pusiera las pilas y colocara sobre la mesa una segunda generación (Panasonix LX5, Canon S95) de cámaras que liman las asperezas que siempre se cuelan en el modelo original.

“Tenéis cámaras muy interesantes, pero este mercado es muy puñetero y no siempre trata bien a los nuevos”, comentábamos con la gente de Samsung en una reciente feria. Vamos que, como ya dijimos en su momento con la NX10, una cosa es vender móviles y televiones y una muy distinta cámaras fotográficas.

Sep 132010
 

¿Una compacta que cuesta más de 400 euros? Pese a que a la mayoría de aficionados -y seguro que razón no les falta- se les ponen los ojos en blanco al oir hablar de estos precios, este tipo de modelos están viviendo ahora mismo uno de sus mejores momentos.

La llegada de la Nikon Coolpix P7000 ha vuelto a situar los focos sobre este exclusivo segmento, pero lo cierto es que el invento no es nuevo. Las Canon PowerShot G hace ya mucho que defienden esta idea, aunque posiblemente fue la LX3 de Panasonic la que marcó el camino de estos últimos años, recordando al resto de fabricantes que menos resolución y más sensor es una fórmula sencilla pero que funciona.

El éxito de la receta es tal que los 4 modelos (5 si contamos a la Canon PowerShot S95) que actualmente compiten en este categoría comparten unas prestaciones muy parecidas y un diseño también bastante similar. En algunos casos excesivo, dirán los del sector crítico al mirar la nueva P7000 y compararla con la G11.

Pero, ¿quien será el siguiente en unirse a este selecto club? Este sector es muy poco original, así que cuando algo funciona no suele pasar mucho tiempo hasta que todas las compañías lo acaban adoptando -cada una con su toque personal, claro- e integrándole en su catálogo.

En la lista de los pendientes marcaría en rojo a Sony y Olympus. Los primeros ya hicieron sus pinitos hace tiempo con las casi olvidadas Cyber-shot V. Bastaría con retomar aquel diseño, usar ese CCD de 10 megapíxeles que venden a la competencia y que emplean las citadas P7000, la G11 y la Samsung EX1  y poco más.

En el caso de Olympus no hay un referente tan claro. En su momento la Camedia C8080 -por citar una- tuvo bastante éxito entre los más exigentes, pero ha llovido mucho desde entonces. Pero el diseño de las Pen -reducido, claro- podría ser una excelente base y en cuanto a ópticas seguro que los reputados ingenieros de la firma son capaces de poner sobre la mesa un zoom solvente y muy luminoso. ¿Sensor? Si las relaciones cuatrotercieras con Panasonic funcionan bien, el de la LX5 podría ser un buen añadido.

A ver si alguna de las dos firmas nos alegra un poco esta próxima edición de Photokina.