Feb 242014
 

Sharp-SH04Estos días se va ha hablar mucho de móviles. En Barcelona se celebra el Mobile World Congress -la feria más importante del sector- y entre las novedades que se presentarán es bastante probable que la fotografía y la cámara de los teléfonos juegue un papel fundamental. En realidad es una tendencia que llevamos años viendo y que no hace sino consolidarse generación tras generación.

¿Pero cuándo empezó todo esto? Teniendo en cuenta que los primeros pasos de la fotografía digital se remontan a 1975 y que la primera cámara digital se comercializó a finales de los años 80 es cierto que la fotografía móvil es algo bastante más reciente.

De hecho hay que esperar hasta el año 2.000 para ver en los escaparates -y sólo en Japón- el primer teléfono móvil con una cámara integrada. Se trata del Sharp J-SH04, con un CMOS de nada más y nada menos que 110.000 píxeles de resolución. El terminal tenía también pantalla en color (una viguería para la época) aunque igual lo más interesante es descubrir que pesaba sólo 74 gramos. Sí, antes los móviles eran así.

En Europa hubo que esperar dos años más para poder tener entre las manos el Sharp GX10 que, distribuido por Vodafone y con un éxito considerable en el mercado, figura como el primer móvil con cámara en llegar a este mercado. Ese mismo año en Estados Unidos el Sanyo SCP-5300 se convirtió con sus 0,3 megapíxeles en el primero al otro lado del Atlántico.

Aunque esta es la versión de la historia más aceptada –TIME lo incluye entre los 100 gadgets más importantes de todos los tiempo- en Corea del Sur no están del todo de acuerdo. Y es que en junio de ese mismo año 2000 Samsung lanzaba el SCH-V200, con cámara de 350.000 pídeles (0,35 MP, para entendernos) y capaz de realizar hasta 20 fotos. Pero, por lo visto, tenía trampa porque la cámara funcionaba de forma independiente del teléfono y había que conectarla a un ordenador para poder ver las fotos.

Continue reading »