Feb 012011
 
Artículo de opinión publicado originalmente en QUESABESDE.COM

A poco que nos asomemos a la vida real desde nuestro particular universo paralelo descubriremos que a la inmensa mayoría de los dueños de una cámara de fotos digital les da absolutamente igual lo que haya allí dentro. ¿Una réflex con su espejito de la toda la vida? Pues muy bien. No, que ahora le hemos quitado el espejo. Estupendo. Como si han instalado un sistema de poleas con energía solar. El caso es que haga fotos. Son así de raros, la verdad.

Por eso no dejan de ser graciosas las polémicas que se generan -o generamos desde los medios- en torno a la autoría de los sensores digitales que utilizan algunos modelos. Porque, por si no lo sabían -redoble dramático-, es muy posible que algunos de los componentes de su cámara hayan salido de las fábricas de la competencia.

Con Canon parece que no hay problema, porque estos chicos son autosuficientes en el terreno SLR. Pero la cosa se pone más divertida con Pentax y, sobre todo, con Nikon. Tanto es así que parece haberse convertido en una cuestión de Estado descubrir si el captor de la D7000 y demás familia lo ha fabricado la propia Nikon, si ha sido comprado a Sony o si estaba de oferta en el supermercado de la esquina.

Continue reading »