Dec 072015
 

p1010010-1

Aunque a veces cueste creerlo, todavía hay gente interesada en aparcar de vez en cuando el móvil y usar una cámara de fotos de las de toda la vida. Si la calidad de imagen, la velocidad o las posibilidades que ofrecen las ópticas de las cámaras convencionales son criterios que nos interesan más que la comodidad de llevar siempre encima nuestro smartphone, ahora solo falta aclararse un poco entre la oferta disponible en el mercado.

Hay estupendas compactas que, posiblemente debido a la presión ejercida por los móviles, han mejorado mucho sus prestaciones y han avanzado en calidad. Pero si estamos decididos a apostar por un modelo de óptica intercambiable y su correspondiente sistema de objetivos, hay algunos puntos que merece la pena tener claros.

Empezando por esa lucha que desde hace unos años mantienen las cámaras réflex con las sin espejo. Pese a su innegable empuje y crecimiento en los últimos años, también es cierto que en muchos países de Europa y América siguen siendo minoritarias respecto a las SLR.

No es que eso sea bueno o malo. Son simplemente los datos de un mercado que a veces evoluciona de forma más lenta de lo que a algunos les gustaría. Es posible que en un futuro no muy lejano todas las cámaras sean sin espejo, pero al menos por ahora tendremos que elegir si nos interesa o no una réflex.

¿Qué ventajas plantean uno y otro bando?

De entrada no estaría de más aclarar que la calidad de imagen no es un argumento a favor de ninguna de ellas. Ese punto depende del sensor y de la óptica, independientemente de si hay o no un espejo réflex en medio.

Si la calidad de imagen, el rango dinámico –la capacidad de resolver tanto las zonas más claras como las más oscuras de la imagen- o la capacidad de trabajar con poca luz es lo que nos importa, posiblemente la respuesta más rápida –que no la única- sea que nos conviene una cámara con sensor de formato completo. Es decir, con el mismo tamaño que tenía la película química.

Seguir leyendo en Hipertextual

 

May 272015
 

Olympus_SLR

“¡Eh, tú, pringao! ¡Que vas con una pesada cámara réflex! ¿Sabes lo que te estás perdiendo?” Algo así es lo que desde hace ya bastante tiempo repiten muchos fabricantes de cámaras sin espejo para defender su sistema frente a las SLR tradicionales. Un argumento que, con más o menos gracia, abanderan Olympus, Sony y Fujifilm mientras señalan a esos fotógrafos que todavía acarrean una mochila de -según su versión- un par de toneladas. O más.

Como estrategia para hacer unas risas no está mal, aunque los expertos en publicidad aseguran que hablar más de la competencia que de uno mismo es un poco de perdedores. Vaya, que lo de la publicidad comparada en plan a ver quién la tiene más grande –más pequeña en este caso- tiene su gracia entre iguales, pero puede sonar a grito desesperado de “hacedme caso, por favor” cuando los aspirantes al trono recurren a ello una y otra vez.

Olympus ha sido el último en echar mano de esta historia del tamaño y el peso en una campaña que, hay que reconocerlo, resulta bastante divertida. DSL-ARM es el mal que afecta a los usuarios de cámaras réflex y que se refleja en un brazo de extraordinarias dimensiones y largura. Aunque más de uno seguro que habrá llevado un paso más allá el chiste en versión onanista, en este caso la culpa es de esa pesada cámara réflex capaz de deformar el brazo de sus usuarios.

Continue reading »

Apr 042012
 
Artículo de opinión publicado originalmente en QUESABESDE.COM

Cualquiera que se acerque al catálogo fotográfico de Sony comprenderá rápidamente que simplificar no es el verbo preferido de esta compañía. Su apuesta por este mercado no sólo es ambiciosa desde hace muchos años, sino que se ha convertido en uno de los pilares de la firma, tal y como aseguraban hace semanas sus máximos responsables durante una rueda de prensa.

Por si las palabras no bastasen (parece que todavía queda más de un temeroso de que la firma salga huyendo en cualquier momento), qué mejor prueba de su sincera entrega para con los fotógrafos que un escaparate repleto de opciones. Dejando a un lado la locura de las compactas y sólo dentro del mundo de las ópticas intercambiables, Sony tiene cámaras con espejo, sin espejo y con espejo semitransparente.

Por si la diversión no fuera suficiente, un adaptador se encarga de acercar la tecnología de espejo semitransparente (SLT) a las cámaras sin espejo para que así puedan usar las ópticas Alpha originalmente diseñadas para las cámaras SLR. ¿Se han perdido? Pues ahora imagínense la cara del vendedor que tenga que explicarle este trabalenguas de espejos a los potenciales compradores.

Continue reading »

Feb 182012
 

Hace casi justo un año Sony nos confesó que para ellos se habían acabado las SLR. A partir de ese momento todas sus nuevas cámaras serían NEX (sin espejo) o SLT, con espejo translúcido. Una apuesta un tanto arriesgada pero con bastante lógica para dar un poco de coherencia y orden al catálogo de la firma.

Aunque esa declaración de intenciones no era nada oficial -normalmente no hay notas de prensa en las que se hable del abandono de tal o cual línea- hasta hora la hoja de ruta prevista se ha cumplido.

Sin embargo, en las últimas horas han empezado a circular por la red rumores sobre una próxima Sony A600 que podría volver a la senda de las cámaras réflex de toda la vida. Con su visor óptico, su espejo que sube y baja… en fin, lo de siempre.

Continue reading »

Feb 092011
 

Seguro que todos hemos leido/estudiado/explicado unas cuantas veces cómo funciona la obturación en una cámara SLR y su relación con la sincronización de flash.

De todos modos, merece la pena echarle un vistazo a este escalarecedor vídeo (en inglés) rescatado por la gente de Fstoppers.com y desempolvar los apuntes. Seguro que no vendrá mal refrescar un poco la memoria y aclarar un poco mejor cómo funcionan esas cortinillas de la cámara.

Como dirían Les Luthiers y sus niños cantores de Viena (“… vealos antes de que crezcan”:  “obturadores mecánicos… entiéndalos antes de que desaparezcan”.

Oct 242009
 

Kodak_SLR

Es fascinante el mundo de los rumores. Algo así como un confusa mezcla entre la teoría de la bola de nieve y el teléfono escacharrado en la que “parece A” acaba rapidamente en un “es B”. Todo empezó hace unos días cuando desde EletricPig se aseguró citando fuentes fiables de Kodak que la compañía de Rochester prepara algo potente para la próxima edición de CES, a principios de 2009.

Puestos a especular, desde esta web se apostaba por una SLR de Kodak. Concretamente la “primera” réflex de Kodak. Ni más ni menos. Dejando a un lado que Kodak ha fabricado durante décadas las mejores y únicas SLR digitales disponibles en el mercado -basándose primero en cuerpos de Nikon y Canon y luego más por libre, hasta abandonar el negocio hace ya unos años- la cuestión es que la historia se ha extendido como la pólvora y el “Kodak podría preparar algo gordo” es ya “Kodak prepara una SLR”.

A falta de datos reales sobre el tema y puestos también a especular -es sábado, qué demonios- parece muy poco probable que en los planes futuros de Kodak aparezca una réflex. De hecho, me extrañaría muchísimo ver incluso algo parecido al Micro Cuatro Tercios o, ya puestos, una compacta con sensor grande.

Continue reading »

Jul 242009
 

[vodpod id=Groupvideo.3027885&w=425&h=350&fv=s%3DaT01OTQxMjQ1MTEmaz0yQ1VIaCZhPTg5NDUzNTFfYVZEem8mZT0x]

Me da la sensación que con este vídeo a cámara lenta de la Canon EOS 5D queda todo dicho y explicado. Calculen -así, a ojo- el coste que puede suponer a la hora de diseñar una cámara digital hacer que el espejo, el obturador y todos sus mecanismos -trabajen a esas velocidades sin que los golpes y sacudidas hagan que la cámara se haga añicos.

Las cámaras Micro Cuatro Tercios han abierto tímidamente el camino para la progresiva desaparición del espejo. Después será el turno de la obturación mecánica. Es sólo cuestión de tiempo.