Sep 022013
 

Es un tema bastante recurrente en ese particular mundo de los alimentos y la cocina vegetariana. ¿Tienen sentido esas hamburguesas o salchichas a base de tofu y otros elementos vegetales que después se animan con decenas de aditivos y condimentos para intentar que sepan a algo? Quitar la carne y luego hacer mil malabarismos culinarios para intentar igualar su aspecto o incluso sabor. Pensándolo bien, suena un poco ridículo. Más aún teniendo en cuenta que se pueden hacer estupendas hamburguesas con legumbres que ni son ni pretenden ser hamburguesas, pero que están muy buenas.

¿A qué demonios viene todo esto? ¿Es una campaña de publicidad encubierta brand content orquestada desde de LaGulateca? ¿El título es fruto de una tardía insolación de verano? Puede, pero en realidad si aplicamos esa lógica vegetariana al panorama fotográfico de los últimos años igual hasta tiene algo de sentido.

Olympus_OM-D

Una de las muchas imágenes filtradas de la futurible Olympus E-M1.

Y es que la futurible Olympus E-M1 es sólo el penúltimo ejemplo de una curiosa tendencia de un mercado empeñado desde hace años en eliminar los espejos de las cámaras para crear una nueva generación de modelos que -aquí viene lo gracioso- cada vez se parecen más a sus abuelas réflex.

Llevamos años con la misma cantinela, así que no vamos a repasar una vez más las ventajas que ofrece la eliminación del espejo en la cámara y las posibilidades que abre. Ni sobre la paulatina desaparición de todo lo mecánico y óptico para dejar paso a lo electrónico. Es una lección que todos nos sabemos.

Tampoco es ningún secreto que en esa imitación de las formas y diseños de hace una década juega un papel muy importante la eterna moda de lo retro y nuestra memoria y nostalgia.

Pero hechas todas estas aclaraciones no deja de ser curioso que tras años vendiendo la eliminación del espejo como una panacea, seguimos en ese punto en el que el objetivo a conseguir es igualar lo que ya teníamos. Cámaras con un visor electrónico que sea tan bueno como el réflex de toda la vida; sistemas de enfoque que puedan competir con el empleado en los tiempos del espejo…

Continue reading »

Aug 262013
 

Sony_A3000

Era una idea que llevaba tiempo sonando por ahí pero que ahora parece confirmarse: la tecnología SLT de Sony basada en esos espejos semitransparentes que tanto han dado que hablar tiene los días contados. Buena prueba de ello es esa futura Sony ILC-3000 o A3000 que ya se ha filtrado y que parece no tardará en presentarse.

Y es que tras esa apariencia de réflex -SLT, perdón- en realidad se esconde una cámara sin ningún tipo de espejo y con montura E. ¿Por qué no se llama entonces NEX como el resto? Posiblemente porque Sony pretende seguir manteniendo una linea de modelos Alpha con un diseño más tradicional. Eso sí, la denominación ILC que parece ser estrenará la cámara para el mercado europeo y estadounidense contribuirá un poco más al caos de nombres del escaparate de Sony.

La propuesta tiene su lógica y, en realidad, tampoco se aleja demasiado de lo que lleva años haciendo Panasonic con su gama G y GH, más fieles a las líneas habituales de las réflex. Además, tanto las prestaciones (CMOS APS-C de 20 megapíxeles, estabilizador en el cuerpo, visor electrónico de 1,4 megapíxeles…) como el precio (300 libras el cuerpo) pintan muy bien.

Eso sí, resulta inevitable preguntarse en alto si después de la inversión realizada por Sony en su tecnología de espejos translúcidos -no olvidemos que su buque inginia, la A99, es de este tipo- y del bombo que le han dado no puede resultar un tanto desconcertante este abandono tras apenas tres años.

Continue reading »