May 072012
 

Nos creemos los más listos y modernos del barrio. Nos calzamos nuestras camisas de cuadros y nuestras gafas de pasta como si nadie lo hubiera hecho antes. Usamos filtros para que nuestras fotos parezcan de hace una década, pretendiendo tal vez rememorar una infancia en Super 8 que no tuvimos. Jugamos a hacer ahora las instantáneas amarillentas que faltan en nuestro álbum y a rescatar las Polaroid que murieron porque ya nadie las usaba. Mientras, en el plato gira el último vinilo del grupo indie de moda.

El filtro de estrellitas que ya en su día era una horterada vuelve ahora como novedad de alguna cámara de penúltima generación y desde que Instagram cuesta 1.000 millones de dólares y lo pueden usar los pobres con sus Android de mierda ya no mola tanto. Pero para pasar el rato seguimos aplicando el filtro miniatura a cualquier cosa que se nos ocurra y nos apuntamos a hacer un time-lapse para estar a la última, atentos por ver si podemos ser los primeros en abanderar la próxima moda fotográfica.

Y entonces, una noche de sábado rebuscas entre los DVD y vuelves a ver Smoke. Y descubres que el bueno de Harvey Keitel ya hacía eso hace muchos años. Cada día a la misma hora en su esquina de Brooklyn, con un paquete de cigarrillos en el bolsillo de su camisa blanca.

Clac. Sin metadatos, ni geolocalización ni nada. Cuando salir a hacer fotos no se llamaba ir de street photography y, así en general, había bastante menos tontería. Tan sólo una pequeña libreta para anotar los datos. Cuanto tampoco existía la apremiante necesidad de enseñar al mundo tus foto dos segundos después de sacarla.

Continue reading »

Oct 062011
 



Seguro que hay decenas de maneras de montar un time-lapse mucho mejor que esta chapucilla improvisada en plena jornada de compras neoyorquinas. Pero ésta resulta de lo más sencilla y trae de serie un efecto bastante resultón en plan tilt-shift de andar por casa.

Basta con activar el filtro “efecto maqueta” de la cámara y comenzar la grabación de vídeo. En la Nikon D5100 igual que en otros modelos (las Pen de Olympus, por ejemplo) esta combinación da como resultado un vídeo con aspecto muy similar al citado efecto time-lapse.

Vale, no es ninguna maravilla y un trípode hubiera ayudado mucho. Pero la verdad es que relación esfuerzo-resultado es de lo más interesante.

Oct 052011
 
Artículo de opinión publicado originalmente en QUESABESDE.COM

La gastronomía también tiene sus propias modas. El “gin-tonic”, que antes de ayer era un combinado de lo más casposo, ahora es casi tan “cool” como los “cupcakes” (que es como se llama en plan fino a las magdalenas decoradas). Modas que, además, se esfuman casi tan rápido como llegan. Y es así como surgen lo que Mikel López Iturriaga ha bautizado en su blog El Comidista como “comidas viejunas”.

Tras este gran concepto “gastrotemporal” hay platos que en su día lo fueron todo y ahora han quedado relegados a chiringuitos de segunda o restaurantes que no renuevan su carta desde hace unos lustros: los melocotones en almíbar, el melón con jamón, la mítica tarta Comtessa… Algo así como Kodak, para entendernos en términos fotográficos.

Porque también en este segmento sabemos mucho de modas y de histerias colectivas con cierto tipo de imágenes o retoques. Primero fueron las fotografías de alto rango dinámico (HDR), y cuando la cosa comenzó a pasarse de rosca y algunas fotos en las que el cielo estaba más oscuro que la tierra empezaron a provocar casos de ceguera instantánea, los más finolis encaminaron sus pasos hacia las imágenes “tilt-shift”.

Claro que también lo podríamos llamar “efecto miniatura”, pero parte de la gracia de estas modas es que tengan un nombre lo suficientemente sofisticado como para que durante los primeros meses la mayoría de la gente no sepa muy bien de qué hablamos.

Aprovechando que los “time-lapse” (¿ven?) también comenzaron a arrasar, más de uno se animó a hacer fotosecuencias de estas combinadas con ese curioso efecto miniaturizador. Las tres primeras docenas de vídeos nos dejaron con la boca abierta. Después ya empezó a cansar.

Continue reading »