May 032010
 

Quienes tengan cierto interés por el mundo de los coches -y no me refiero a los niñatos con el Seat León tuneado- seguro que conocen Top Gear. Es un veterano programa de la BBC con mucho cochazo, enormes dosis de humor inglés y una producción -y presupuesto, supongo- que hace que cualquier parecido con el 99% de programas patrios sea impensable.

Vamos, que no hace falta considerar que un Aston Martin es una pieza de arte -que lo es, maldita sea- para aficionarse a las aventuras de Jeremy Clarkson y compañía.

Aunque normalmente son los coches de gama alta los protagonistas, uno de los reportajes más divertidos que recuerdo es el dedicado al Peel P50, que presume de ser el coche más pequeño del mundo.

Comenta Clarkson mientras se pasea por la oficina con el coche o sube en el ascensor con él, que por allí han pasado la mayoría de los coches más potentes y caros del mundo. Sin embargo, ningún coche como ese pequeño trasto  -explica- había despertado tanto interés entre el equipo del programa, harto de lidiar cada día con cochazos de ensueño.

Si trasladamos esta bonita historia al mucho más modesto mundo de las cámaras, la verdad es que me suena. Por casa casi siempre hay alguna que otra cámara de las últimas que se han lanzado y que andamos probando, desde compactas con alguna prestación curiosa hasta réflex y ópticas profesionales y bastante caras y voluminosas.

Continue reading »