Mar 072010
 

© Carles Francesc

Nosotros preocupados por si los excesos con el Photoshop van a acabar con el fotoperiodismo puro mientras por tierras valencianas optan por una vía más rápida: descolgar de una exposición de la Unió de Periodistes Valencians unas fotografías que, por lo visto, resultaban incómodas para algunos.

Lo que no sé es si asusta más el tono mafiosillo del asunto o el grado de estulticia que, una vez más, vuelve a demostrar la clase política y sus asesores.

¿De verdad que ninguno de los genios que ordenaron la retirada de las fotos pensó que esa era la mejor forma de conseguir multiplicar su difusión y hacer que, ahora mismo, ya las haya visto medio país?