Jul 162012
 

Publicaba hace unos días el diario El País una interesante entrevista a dos de las personas que mejor se lo han sabido montar en este sector: Matthias Fiegl y Wolfgang Stranzinger. ¿Y quiénes son estos. Pues ni más ni menos que los inventores de un negocio basado en vender cámaras de plástico a precio de oro. Vistiéndolo todo con un toque artístico, desenfadado, retro y todo eso. En efecto, son los fundadores de Lomography.

El discurso comercial es impecable, aunque cuelen algunos faroles como que fueron ellos (y su filosofía) los que desmitificaron la fotografía para convertirlo en algo más popular y divertido. Y uno que pensaba que ese mérito correspondía a la fotografía digital y el fin de la tiranía de las 24 o 36 fotos por carrete, el revelado, la espera…

También resulta interesante ver como regatean el tema de Instagram. Sí, nos gusta mucho -reconocen- pero no les dejamos que usen el nombre “lomo” para sus filtros porque eso sería hacer negocio a costa nuestra.

Además, por si quedaba alguna duda de que ni los móviles ni Instagram ni nadie les va a fastidiar el chiringuito aclaran que nada de eso es “lomografía” porque son herramientas inmediatas y la gracia de sus cámaras es esperar y ver qué sale.

Lo del discurso comercial pase. Tiene mucho mérito en tiempos de crisis y cámaras con márgenes de venta absurdos hacer lo que ellos hacen. Y que cuele. Pero lo que empieza a ser de bofetada (con la mano abierta) es lo de “fotografía analógica”.

Continue reading »