Feb 252015
 

Los mejores trabajos de fotoperiodismo del último año y la inevitable polémica sobre la edición y manipulación de las imágenes. Ese es el menú que cada año llega con la publicación de lalista de ganadores del World Press Photo, uno de los certámenes más reconocidos y prestigiosos dentro de esta especialidad.

La buena noticia es que este debate en torno a los límites de la edición ha desplazado a un segundo plano aquel otro tan cansino sobre la legitimidad moral de la fotografía de guerra o las instantáneas más crudas. La mala noticia es que hemos llegado a un punto en que parece preocuparnos más si al autor se le ha ido la mano con el Lightroom que la historia que cuenta esa fotografía.

ltyrzdqphzpbgqlutlum

Messi comprobando si el trofeo ha sido editado con Photoshop. Foto de Bao Tailiang ganadora del primer puesto en la categoría de deporte.

No es nada nuevo, pero este año los organizadores del World Press Photo han dado la voz de alarma: un 20% de las fotos que aspiraban a llevarse algún premio fueron descalificadas por este asunto. En algunos casos –explicaba el máximo responsable de la fundación que organiza los premios-, por eliminar elementos de la escena. En otros, por exceso de retoque hasta el punto de alterar el contexto original.

Las normas son claras, repiten desde hace años. Pero lo cierto es que no por repetir lo mismo muchas veces se consigue que la idea cale o que el concepto sea más claro. Y es que eso de “las normas y usos habituales de la profesión” que se suele citar para delimitar los límites del retoque es algo suficientemente indefinido como para que cada año toque hablar de lo mismo.

Es verdad que algo ha cambiado en las últimas ediciones. Ahora hablamos de descalificaciones de candidatos, pero hace no mucho los problemas con fotos que figuraban entre los premiados eran parte del ritual de cada año cuando se anunciaban los ganadores. Algo que nos lleva a preguntarnos si desde World Press Photo no se habrán endurecido las normas y los criterios para evitar este tipo de polémicas. Ante la duda, fuera.

Continue reading »

Feb 182015
 

CamarasWPP_01

Las fotos las hacen los fotógrafos, no las cámaras. Una obviedad que nunca está de más recordar antes de analizar la lista de ganadores de la última edición de los premios World Press Photo precisamente desde esta perspectiva: la de las cámaras que han empleado.

Un ejercicio que ya pusimos en práctica el año pasado y que, más allá de la curiosidad, puede servir para hacer una radiografía rápida del estado del mercado en el ámbito del fotoperiodismo. Extrapolar los datos a partir de las 45 fotos ganadoras no será ni muy justo ni muy preciso, pero puesto que estamos hablando de algunos de los mejores autores y de las fotos del año, el interés es más que evidente.

Aunque no hay muchas sorpresas respecto al año pasado y los gráficos explican de forma bastante clara cómo está el panorama,  en Quesabesde hemos repasado algunos de los datos más destacables. Aquí va un resumen esquemático de la situación:

· La Canon EOS 5D Mark III es la cámara más usada y, de hecho, la empleada por el máximo ganador de esta edición. El año pasado fue la EOS 1D X.

· El dominio de Canon es bastante abrumador. De los 38 trabajos premiados de los que hay datos, 23 fueron realizados con cámaras de esta firma. Nikon se conforma con 7 premios, un dato que no cuadra con esa imagen de reparto al 50% que tradicional se tiene del segmento del fotoperiodismo profesional.

CamarasWPP_02

· Las cámaras sin espejo siguen sin despegar en este terreno. Su presencia es casi anecdótica en comparación con las réflex. Eso sí, Olympus puede estar contenta porque los dos únicos modelos de este tipo son suyos: una E-M1 y una E-M5. Ni rastro de Sony y Fujfilm entre los premiados.

· El iPhone se cuela también entre los ganadores. Si hace poco hablábamos de su imparable crecimiento en Flickr y como cámara de diario para muchos aficionados y profesionales, parece que esa tendencia también tiene su reflejo aquí.

Continue reading »