Feb 242016
 

WPP-Canon

El anuncio de los ganadores de los premios World Press Photo es uno de los acontecimientos fotográficos del año. Algo así como los Óscar del fotoperiodismo, si se nos permite frivolizar un poco con un tema en el que basta mirar la galería de premiados para darse cuenta de que no hay muchos motivos para el cachondeo.

La culpa -antes de que empiecen los cafres de siempre y por dejarlo claro una vez más desde el principio- no es de los que están por allí apretando el disparador y jugándose el tipo, sino de las catástrofes, las guerras, los que hacen huir a la gente de su tierra o los que prefieren mirar para otro lado mientras se levantan muros más altos.

El acontecimiento del World Press Photo tiene también su propio ritual: repasar la galería con el estómago encogido, buscar los autores españoles, intentar adivinar por dónde saltará este año la polémica –no ha hecho falta esperar mucho- y ver con qué cámaras se han hecho las fotos ganadoras para nuestro ya tradicional artículo sobre los modelos más usados.

¿No es un alarde de tecnocentrismo ponerse a hablar de réflex, espejos y formatos ante la foto de alguien que intenta salvar a su hijo a través de una alambrada? Puede ser, pero como por aquí hablamos de fotografía en esas dos vertientes, siempre se aprovecha este referente del fotoperiodismo para sacar una radiografía al sector desde el punto de vista técnico.

Además, reconozcámoslo: a todos nos da un poco de morbo saber qué cámaras son las más usadas por los mejores profesionales, cómo van las sin espejo en su lenta batalla por hacerse un hueco en el mercado o si queda todavía por ahí algún romántico que trabaje con película.

Pero este año algo ha pasado. Al parecer la organización ha decidido poner en práctica al pie de la letra eso de que la foto la hace el fotógrafo y no la cámara, y ha eliminado este dato de las descripción de las instantáneas premiadas. Están los datos EXIF de la toma (velocidad, focal, apertura, sensibilidad), pero no se menciona el modelo concreto en la descripción de cada imagen como ocurría hasta ahora.

¿Solución? Revisar una por una las imágenes para obtener esa información en los metadatos y poder elaborar el mencionado artículo con sus bonitos gráficos.

Pero volviendo a la decisión de la organización, y aunque en realidad es un detalle menor, este cambio de criterio podría dar para unas cuantas teorías conspiranoicas. Sinceramente dudo que haya algún oscuro interés detrás, más allá de esa práctica habitual entre algunos profesionales: tapar la marca de la cámara al grito de “que les haga publicidad Rita”.

Menos hablar de cámaras y más de las fotografías, de sus autores y de lo que cuentan. Visto así incluso nos parecería bien. Excepto por un pequeño detalle: de la foto ganadora sí se aporta ese dato, y figura que usó una Canon EOS 5D Mark II. Con dibujo en miniatura de la réflex en cuestión y todo.

¿Por qué en este caso sí se publica el dato de la cámara y en el resto no? ¿Tiene algún mérito especial en esta toma la EOS 5D Mark II y en las demás es solo un detalle secundario? ¿Tiene algo que ver que Canon sea el principal patrocinador desde hace años de este prestigioso certamen?

Continue reading »