Oct 162013
 

Sony

Llevamos tanto tiempo hablando de ellas que recién anunciadas parecen viejas conocidas. Las Sony A7 y A7R ya están aquí -más concretamente en Madrid, a donde a estas horas nos dirigimos para trastear con ellas- pero por ir aclarando el presumible cacao que se puede producir (Sony no ayuda con su enrevesado catálogo) ahí va un resumen rápido por si hay que hacerse el listo a la hora del café. Estas son las 10 claves de las nuevas Sony A7 y A7R:

  • Son NEX. Auque su denominación puede llevar a cierta confusión, la A7 y la A7R no son ni Alpha, ni réflex ni SLT ni nada por el estilo. Se trata de cámaras sin espejo y con montura E, es decir, unas NEX de las de toda la vida. ¿Por qué ahora a Sony le ha dado por esta denominación que estrenó con la A300o? Gran pregunta. Nosotros también esperábamos una NEX-9.
  • No son las primeras. El típico apunte para hacernos los listillos y corregir a Sony cuando dice que la A7 y la A7R son las primeras cámaras sin espejo y formato completo. En realidad no lo son. Semejante honor le corresponde a la Leica M9, aunque como ya sabemos que Leica es otro mundo no parece una locura atribuirle la medalla a Sony.
  • 24 y 36 megapíxeles. De diseño prácticamente idéntico, el sensor de imagen marca la diferencia entre la A7 y la A7R. Ambos son CMOS de formato completo, pero la A7 utiliza uno de 24 megapíxeles y la A7R eleva la cifra a 36 millones de puntos. Además, tal y como recuerda la letra R de la denominación, carece de filtro de paso bajo, por lo que cabe esperar un mejor rendimiento en cuanto a detalle y nitidez, pero habrá que vigilar el moire. ¿Se trata de los mismos captores que la A99 y la Nikon D800E? El típico detalle para frikis que dará mucho que hablar las próximas semanas y que, lógicamente, Sony jamás aclarará.
  • Montura E, nuevas ópticas. Las Sony A7 y A7R tienen bayoneta E. Nada de cambiar de montura dependiendo del tamaño del sensor como ocurre en el caso de Canon con las ópticas EF y EF-S. Pero lógicamente, esta pareja full frame necesita de objetivos capaces de cubrir toda la superficie del sensor. Además de objetivos Alpha con los nuevos adaptadores presentados para la ocasión y de todas las ópticas antiguas que podrás usarse con adaptador -ojo con las posibilidades que se abren en este campo- Sony ha presentado cuatro objetivos totalmente compatibles: un zoom 28-70 mm bastante sencillo y tres objetivos Zeiss más interesantes y luminosos. Y caros, claro.

  • 1.500 y 2.100 euros. Teniendo en cuenta que la RX1 ronda los 3.000 euros, lo cierto es que el precio de estos dos modelos es más moderado de lo que cabría temer. El truco es muy sencillo: la RX1 y la nueva RX1R llevan un objetivo Zeiss de una calidad soberbia. En este caso las ópticas hay que pagarlas por separado. Pensándolo así y teniendo en cuenta que los objetivos Zeiss presentados andan entre los 800 y los 1.000 cada uno, los números ya cuadran mejor.
  • ¿Y los objetivos NEX? Ya hemos dicho que la montura es E así que, efectivamente, se pueden usar los objetivos NEX conocidos hasta ahora y diseñados para sensores de tamaño APS-C. El problema es que esos objetivos provocarán un viñeteado más que considerable en la imagen, por lo que resultan prácticamente inservible. Para solucionarios,  igual que en las Alpha hay recorte automático al usar ópticas APS-C, con reducción de la resolución a a10 megapíxeles en la A7 y a 15 en la A7R.
  • Visor electrónico. Los dos modelos llegan con un visor electrónico integrado. Sí, esa pirámide que corona la cámara y que recuerda a los pentaprismas (y a la Olympus E-M1) es para albergar el visor. Se trata de uno de 2,4 megapíxeles de resolución que -se rumorea- es el mismo que el de la citada Olympus. Algo que sería una estupenda noticia, teniendo en cuenta que a día de hoy el mejor que ha pasado por nuestras manos.
  • Diseño más RX que NEX. A la espera de poder tenerlas entre las manos, las imágenes oficiales dejan claro que la A7 y la A7R no se alejan de las líneas de la RX1 y pasan de esa especie de NEX-7 hormonada que habíamos imaginado. ¿Mejor el visor central que lateral? Veremos. De tamaño y peso moderado (400 gramos) incorporan una empuñadura considerable, que resulta imprescindible para asegurar el agarre al usar objetivos grandes. Igual que la RX1, por cierto, en este caso tampoco contamos con flash integrado.
  • Wi-Fi. Da igual que la conectividad inalámbrica les siente a estas cámaras de aires clásicos como un cupcake a un plato de cocido: se ha convertido en una prestación casi obligatoria para las cámaras y más en modelos que rondan los 2.000 euros. Las opciones son las de siempre: transmisión de imágenes al smartphone y control remoto desde estos dispositivos.
  • ¿Y el vídeo? Antes de que empecemos a gritar de histeria por tener una cámara con sensor de formato completo y opciones avanzadas de vídeo, habría que recordar que Sony ya ofrece algo así en su gama de videocámaras con la NEX-VG900 que, además, comparte montura E. Pese a ello parece que Sony no tiene miedo a hacerse la competencia o a ofrecer una alternativa más pequeña y manejable. Y es que las dos A7y A7R llegan con los deberes hechos en vídeo, ofreciendo todo lo hay que ofrecer en cuanto a conexiones y ajustes.
Loading Facebook Comments ...

  One Response to “Las 10 claves de las nuevas Sony A7 y A7R, las NEX de formato completo”

  1. […] Nuestro querido chicarrón del norte nos da las claves en su Blog […]

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>