Jun 162014
 
Salgado_FTGN

Sí, Salgado también hace fotos con el móvil.

Hace ya unos cuantos -muchos años- durante los meses de verano fui becario de fotografía en el diario El Correo, en Bilbao. Eran buenos tiempos y los becarios incluso cobrábamos. Pensándolo bien, puede que incluso más que algunos periodistas ahora mismo. En cualquier caso y,  haciendo bueno el tópico, aprendí más del oficio que en cuatro años de facultad, cafetería y mus.

Además de unas cuantas cajas de carretes Fujifilm Superia -la mayoría todavía están en la nevera- y alguna foto decente, también me llevé anécdotas de esas que, años después, suenan a abuelo cebolleta. Yo estuve en Hernani cuando el rey fue a inaugurar el Chillida Leku, muchacho. Sí, el Rey, esto antes era una monarquía campechana y tal…

Pero volviendo a los carretes, recuerdo que cuando había algo más o menos urgente y otro encargo que cubrir después se enviaban a la redacción en taxi. Llevábamos unos sobres marrones para anotar cuatro datos (autor, tema…) parabas un taxi y le decías que llevara aquel sobre al periódico, que allí le pagaban. Con gesto serio, dando a entender que allí dentro iban las fotos que cambiarían el rumbo del país. O que saldrían en portada al día siguiente. O a tres columnas al menos. O algo.

Me parecía de lo más intrépido y exótico. Al menos hasta que hace unos días escuché a Sebastiao Salgado explicar su sistema de envío cuando trabajaba con película y estaba en el extranjero cubriendo un tema de actualidad. Y es que antes de dedicarse a proyectos documentales a largo plazo también tuvo que lidiar con el fotoperiodismo más diario.

Iba al aeropuerto -recordaba hace unos días en Fotogenio 2014– buscaba a alguien que supiera inglés en la cola de embarque rumbo a la ciudad a la que tuvieran que llegar los rollos y se los entregaba. Después sólo había que llamar a la redacción y avisar que tal persona vestida así y en tal vuelo tenía las películas. Un motorista iba al aeropuerto y se ocupaba de recuperarlos y llevarlos rápidamente a la agencia para procesarlos.

Nunca perdí ni uno, aseguró Salgado. Me pregunto si alguno de aquellos viajeros anónimos llegaría nunca a saber el valor de lo que transportaba.

Por cierto, mis taxis en Bilbao tampoco perdieron nunca un sobre con los carretes.

 Posted by at 7:00 am
Loading Facebook Comments ...

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>