Apr 072014
 

Es una de esas preguntas eternas a la hora de intentar comprender ciertos comportamientos. ¿Lo hacen porque son malos o simplemente es que no les da para más? Maldad o estulticia, he ahí la cuestión. De entrada casi siempre pensamos en la primera opción, en oscuras conspiraciones, intereses ocultos, malos de película tejiendo su plan…  pero el tiempo y la realidad acaban por señalar a la estupidez y la incompetencia como los argumentos más habituales.

Malostontos

Porque, cuando un medio de comunicación roba contenidos a un fotógrafo -léase El Huffington Post a Pedro Armestre- y poco después otro medio de ese mismo gigante editorial le concede un premio -el Ortega y Gasset de Fotografía que entrega El País- uno no puede dejar de preguntase cómo se explica semejante bipolaridad.

E imaginar la ficticia conversación telefónica entre Montserrat Domínguez (directora de ese medio que paga con prestigio) y Antonio Caño, recientemente nombrado jefazo de El País.

“-Antonio, que le habéis dado un premio al cabrón del Armestre ese, que lleva dos días rajando de nosotros por las redes sociales -Hostia Montse, es que les habéis robado un vídeo  – Y el prestigio que le damos, qué -Jajajaja, qué cachonda -Oye que lo decía en serio…”

Porque sí, El País va y decide premiar el “periodismo de denuncia social” Tal cuajo.  Sí, El País, el diario que habla en sus titulares alarmistas de los 500 trillones de subsaharianos -todavía no está tan escorados a la derecha como para decir negros pobres sin cortarse un pelo- que quieren invadirnos saltando vallas.

Periodismo de denuncia social es lo que hace Sergi Camara, un fotoperiodista que lleva 10 años retratando las migraciones en África y fotografiando lo que ocurre en esas fronteras que separan nortes y sures. Ayer apareció unos minutos en Salvados y posiblemente gracias a eso mucha gente pudo conocer su trabajo, muy difícil de ver en los grandes medios de este país. ¿Ningún editor con luces para comprar esos temas? Ah, que no venden, ya. La miseria sólo funciona en Callejeros y con música de fondo.

Y es que los reporteros sólo interesan cuando les secuestran o matan. Entonces sí hay titulares y preciosas fotos de portada para los mismos a los que se les paga 50 euros por una crónica mientras se juegan el tipo en algún lugar. ¿Y si eres freelance y te secuestran? Gracias a Ricardo García Vilanova hemos aprendido que vuelves sin equipo y con deudas pendientes de todos esos meses en los que no ingresaste un duro y las facturas siguieron llegando.

Es entonces cuando ante la miseria de los grandes medios y agencias -haced algo aunque sólo sea por quedar bien, maldita sea- la solidaridad de los compañeros entra en funcionamiento. Una recolecta de fondos –crowdfunding suena mejor, cierto- la edición de un libro, peticiones para que cedan equipos… todo ayuda.

Como alternativa a que te secuestren o te peguen un tiro mientras andas por ahí con la cámara también está la opción de ganar un World Press Photo para que te hagan caso. O eso pensaba yo hasta que el otro día, revisando la hemeroteca de La Vanguardia, descubrí que el premio obtenido por David Airob -fotógrafo desde hace años de este diario- sólo había merecido un breve en sus páginas.

Y es entonces cuando vuelves a preguntarte si lo hacen por maldad o por simple desidia. Porque con sus cotizaciones en bolsa y juntas de accionistas y oye que ha llamado el de La Caixa a ver cómo está lo suyo no queda tiempo para ocuparse de estos pequeños detalles. Oye, que uno de tus fotógrafos ha ganado un World Press Photo. Aunque sea por orgullo de medio -si es que queda de eso- intenta aprovecharlo y presumir del tema. Pero no. Un puñetero breve que, si me apuran, está copiado de la nota de la agencia de prensa de turno.

Así que lo peor de todo es que cuando crees tener resuelta la trascendental pregunta, descubres  que la cuestión ya no es esa. Que lo que ahora no sabes si es más peligroso que sean malos o que sean tontos. Aunque por dentro temes que en realidad son las dos cosas.

Loading Facebook Comments ...

 Leave a Reply

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>