Dec 052012
 

Cómo arruinar una verdura, cómo asesinar un pescado, cómo fracasar en un restaurante. Convertido en una auténtica estrella mediática de la cosa gastronómica, Mikel López Iturriaga -autor del blog El Comidista en El País- acaba de sacar su segundo libro. Entre recetas y comidas “viejunas” ha colado unas estupendas antiguías con todo eso que tenemos que hacer para cargarnos un plato, una cena o nuestra reputación de cocinillas.

Una estupenda idea que he decido cogerle prestada -de forma unilateral, por aquello del “colegueo” entre bilbaínos- para aplicarla a este apasionante mundo de la fotografía. Tras años perpetrando decálogos e interminables artículos sobre qué cámara elegir entre la inmensidad del escaparate (en breve caerá otro, que ya es casi Navidad), ha llegado el momento de ponernos nuestra capa de SarcasMan y repartir un poco.

Formas de elegir mal una cámara hay muchas, pero posiblemente la más rápida y eficaz es fiarnos de los premios que se reparten a lo largo del año y que en estas fechas proliferan cual titulares de risa en La Razón.

Los llaman “mejores productos del año”, y cuenta la leyenda que en noviembre y diciembre un director de “marketing” o comunicación podría atravesar la Península saltando de premio en premio y de gala en gala sin tocar el suelo. Ni la realidad.

El caso es que si quiere fundirse unos cuantos euros y sentir a los dos días esa incómoda sensación de haber hecho el tonto, coja alguna de las listas de estos premios y, con un par, diríjase a su tienda de confianza. Así, si quiere la mejor compacta del momento acabará con una Samsung Galaxy Camera entre las manos. Y si lo que busca es la mejor sin espejo del mercado, no lo dude: Canon EOS M. Es tan buena que es posible nombrarla la mejor del año sin haberla probado. ¿Milagro? No, morro.

Continue reading »