Aug 052015
 

typeform_1

Los fotógrafos con contrato y dentro de una empresa son algo tan fácil de encontrar como los unicornios. Algunos están convencidos de que existen, pero la mayoría es consciente de que se trata solo de un ser mitológico.

La crisis económica, los cambios sobrevenidos con la revolución digital, la crisis –otra crisis- en los medios de comunicación… La situación actual de la profesión es fruto de más de una década de evolución en la que el fotógrafo se ha convertido en un trabajador externo, autónomo y en la mayoría de los casos con unas condiciones laborales en continuo retroceso.

En todo eso pensamos mientras franqueamos la puerta de Typeform, una pujante empresa tecnológica situada en el barrio de Poble Nou de Barcelona y que cumple al pie de la letra el guion de las startup de éxito internacional. Una historia que normalmente imaginamos con California o algún lugar similar como telón de fondo, pero que por lo visto también se repite en otras fronteras.

Sí, puede sonar realmente extraño, pero en España hay compañías en las que se trabaja en un espacio acogedor, con terraza, actividades de equipo, yoga en la playa los viernes por la mañana –en serio- y con un horario más o menos libre mientras se cumplan unos objetivos. Ah, y donde puedes llevarte al perro.

Seguir leyendo en Quesabesde

Apr 252012
 

¿Tienen sexo los ángeles? ¿A qué huelen las nubes? ¿Qué es un emprendedor? Grandes dudas existenciales que nadie se ha atrevido a resolver. Habitantes habituales del mundillo tecnológico, algunos con bastante mala leche han llegado a definir esta peculiar raza de los emprendedores como empresarios que tienen Twitter y que suelen estar encantados de haberse conocido. O como autónomos que dan lecciones.

En cualquier caso y con todo el cariño y respeto hacia todos esos que consiguen montar algo, hacer que sobreviva en esta selva y hasta pagar unos sueldos dignos a sus trabajadores -una ecuación inversamente proporcional a la cantidad de humo que se pretende vender, por cierto- si están un poco hartos del cansino discurso de esos emprendedores dispuestos a salvar el mundo (no como el resto, que somos una panda de vagos…) bienvenidos al club.

Y por si, llegado el caso necesitan algún argumento para tapar bocas, el mismísimo Steve Jobs también tenía una opinión bastante contundente al respecto, tal y como recoge Walter Isaacson en su biografía.

“Odio que la gente se etiquete a si mismo como emprendedora cuando en realidad lo que están intentando hacer es crear una compañía para después venderla o salir a bolsa para poder recoger los beneficios y dedicarse a otra cosa. No están dispuestos a llevar a cabo el trabajo necesario para construir una auténtica empresa…”

¿Emprendedores o buscadores del siguiente pelotazo? Vayan cribando…