Sep 222011
 

De camino al monte Gorbea. Son sólo 1482 metros (con su cruz y su virgen en la cumbre, claro) pero es algo así como la Meca a la que todo buen-vasco debe ir por lo menos una vez en la vida.

En este caso, además, cargado con la Nikon D5100 que, por cierto, aguantó como una campeona una buena tormenta.

Por cierto, ¿alguien sabe cómo no quedarse corto o pasarse de largo con la saturación en este tipo de fotos? Me temo que no acabo de cogerle el punto.