Sep 172013
 

Como bien sabe Ana Botella, lo malo de los discursos es que quedan grabados para la posteridad, y lo que sobre el papel no sonaba del todo mal, releído después -o convertido en coña nacional- resulta que no era tan buena idea.

Salvando las distancias, durante la reciente presentación del iPhone 5s los chicos de Apple también se cubrieron de gloria al hablar de las capacidades fotográficas de su nuevo terminal. O al menos parece que ello no ha hecho mucha gracia en la siempre susceptible comunidad fotográfica.

iPhone5S

Comentaba Phil Schiller, uno de los máximos responsables de “marketing” de la compañía, que la forma de hacer mejores fotos solía consistir en aprender a ser mejor fotógrafo, contar con una cámara y ópticas grandes, conocer las técnicas de iluminación… y pasarse la vida así.

Y eso está muy bien para los que están interesados en la fotografía, remataba Shiller tras desgranar las bondades fotográficas del nuevo modelo. Sin embargo, la mayoría de los mortales ya tenemos el iPhone para que saque por nosotros mejores fotos.

¿Qué saque mejores fotos por mí? Seguramente no era la intención de los chicos de Cupertino insinuar que las fotos las hace el iPhone y no el que está detrás, pero me temo que ésa es la sensación que da este fragmento de la presentación. Esto con Steve no pasaba, ya estará pensando alguno. Pero si el iPhone 5s casi cuesta lo mismo que una cámara de formato completo, faltaría más que no hiciera grandes fotos, apuntarán los más puñeteros.

En realidad no es nada nuevo. Kodak (¿se acuerdan de aquella marca?) hace mucho tiempo ya abanderó aquel mítico lema de “You press the button, we do the rest”, lo que vendría a ser “usted dele al botón, que nosotros nos ocupamos de lo demás”. Y en esta misma línea hace también unos cuantos años (qué jóvenes éramos, maldita sea) Sony también apostó por esta misma filosofía con un eslogan (“No pienses, dispara”) al que en su día también le dedicamos unas cuantas bofetadas.

Continue reading »