Oct 032012
 

Es uno de lo argumentos más recurrentes cada vez que se habla del impacto de la tecnología digital en el mundo de la fotografía: se hacen muchas más fotos que antes, dice siempre algún sagaz observador. La gente se piensa menos cada instantánea y se limita a quemar el obturador, señalan con dedo acusador desde la vieja escuela de los carretes de 36 fotos.

Tal vez algo de razón tengan. Pero lo peor del asunto es que, como todo el mundo sabe, las cámaras digitales llevan un sistema por el cual si se disparan menos de 500 fotos al día se destruyen automáticamente. No es opcional, vamos. Estamos obligados a actuar así. Es culpa de la tecnología.

¿Cómo poner remedio a esta enfermedad fotográfica del siglo XXI? ¿Tiene cura, doctor, o el único camino es seguir la senda lomo y volver todos a la película y los disparos limitados? La lomografía en plan terapia homeopática. ¡Qué gran teoría! Dos grandes tonterías unidas en un concepto único y genial.

Por suerte, de vez en cuando surgen alternativas a esta orgía de disparos clónicos y prescindibles. Los responsables de Hipstamatic, la popular aplicación para iPhone, barajaban hace un tiempo resucitar viejas prácticas de la era de la película: hasta completar 24 disparos no sería posible visualizar las imágenes.

Claro que, pensándolo bien, esta propuesta podría tener justo el efecto contrario: 24 clics en menos de un minuto para ver cómo ha quedado la primera foto. Sí, definitivamente no es lo que estábamos buscando. Además, este Hipstamatic D-Series del que se hablaba hace casi un año todavía no ha visto la luz. Por algo será.

Pero sin duda la opción más radical es la de One Memento, una nueva aplicación fotográfica para el iPhone cuya propuesta es tan simple como sorprendente: sólo se puede sacar una foto. ¿A la hora? ¿Al día? ¿Al mes? No, una foto. Sólo una, y punto.

Continue reading »