Feb 192014
 

Las buenas fotos son las que cuentan historias. Y las que nos obligan a hacernos preguntas. Visto así, la instantánea con la que John Stanmeyer ha ganado la presente edición del premio World Press Photo es una buena elección. Y aunque –como suele ser habitual- no ha convencido a todo el mundo, en general ha sido bien recibida por su fuerza visual y el acercamiento a un tema tan trillado como la migración de forma distinta a lo habitual y previsible.

world_press_photo_of_the_year_john_stanmeyer

© John Stanmeyer (VII Photo Agency / National Geographic)

Tanto, que algunos nos llevamos un susto -reconozcámoslo- los primeros segundos después de hacerse público el veredicto. ¿Una foto de gente sacando fotos con el móvil a la luna? ¿En serio? Que levante la mano quien pensó algo así o elaboró su propia teoría hasta leer el pie de foto. ¿Una foto que para ser entendida necesita un texto que la sitúe y explique puede ser considerada la mejor instantánea fotoperiodística del año? Aunque la respuesta ortodoxa sería un contundente no, en este caso no sirven nuestras teorías de manual.

Tal vez el problema sea que tras varias ediciones en las que la foto del año ha retratado la guerra y sus consecuencias de una forma mucho más gráfica y directa, ese punto poético de la foto nocturna de Stanmeyer nos ha pillado desprevenidos.

Así que la pregunta es obligada: ¿hasta qué punto el jurado de los World Press Photo ha querido romper la tendencia de los últimos años y evitar el cansino debate sobre la moralidad de mostrar la violencia, el horror y la guerra con tanta crudeza? ¿Es esta foto aparentemente mucho más suave –aunque el drama humano esté ahí- un ejercicio de prudencia respecto a todo lo que se habló el año pasado sobre la imagen de Paul Hansen con los cuerpos de dos niños palestinos muertos en primer plano?

Cuestiones que nos llevan de cabeza al tema del retoque y la edición. Tras lo ocurridoprecisamente con la foto de Hansen, estaba claro que este año había que evitar que ocurriera algo parecido. Es uno de los daños colaterales de esta histeria en torno a la manipulación de las imágenes: ya no es sólo elegir la mejor foto, es elegir la mejor foto libre de una polémica potencial en torno a su edición.

Continue reading »