Feb 262009
 

Ingenioso título, aunque tirando del refranero aquello de “en casa del herrero…” también vendría que ni pintado.

Y es que, todo el día hablando de cámaras y trasteando con ellas y luego nunca hay tiempo de mirar más allá del dichoso ruido o pararse a intentar editar una foto con cariño.

Inaugurada queda pues la cita semanal con este intento de pretencioso macro vinícola. Por cierto, visto el calibre y el precio del juguete en cuestión (Nikon D3X y + 105 mm f2.8 Macro) seguro que, volviendo a lo del título, a alguno le viene a la cabeza eso otro de las margaritas y los cerdos.

El próximo jueves, si los horarios de la PMA y la intensa vida nocturna de Las Vegas lo permiten, más.