Apr 302011
 

Desconzco como será en otros sectores, pero al menos en esto de la tecnología la labor que realizan ciertos blogs es de juzgado de guardia. Tanto que si ahora mismo alguien se da una vuelta por Google en busca de información sobre la futura Sony NEX-C3 es posible que acabe en alguna tienda preguntanto por el precio.

¿Cómo que no se ha prensentado?, exclamarán decepcionados al descubrir que por mucho que insista el blogger de turno para posicionar bien el nombre y cobrar los dos euros de rigor por el post, la camarita en cuestión no existe. Es -queridos compañeros- lo que llamamos un “rumor” o, mejor dicho “filtración”.

Aclarado el asunto, ¿merece tanto despliegue informativo una NEX de Sony que, además, parece orientada a la gama baja. Pues sí, porque aunque el diseño siga siendo cuestionable para muchos y el nombre escogido sea como para mandar a algún departamento de marketing a repasar la lección, lo importante va por dentro.

Se dice -de hecho se lee en las fotos filtradas- que esta NEX-C3 utilizará un CMOS de 16 megapíxeles. Concretamente ese mismo tan bueno y famoso que ya hemos visto en la Pentax K-5 o en la Nikon D7000, entre otras. Un argumento más que suficiente para esperar con interés este modelo y estar atentos a la estrategia de Sony en los próximos meses.

Si la sencilla NEX-C3 es así, ¿cómo será la NEX-7?